Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El reloj de arena de ETA

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
domingo, 29 de abril de 2007, 21:05 h (CET)
Pasan las horas y los días hasta el fatídico día de las elecciones municipales y forales -autonómicas- de mayo, para que el brazo político de ETA según sus deseos esté representado en estas instituciones. El reloj de arena va dejando pasar grano a grano, como si el trasiego de hormiguitas almacenara el trigo para tener el almacén lleno, el que lo financia. Todo indica que sin voluntad política firme, de impedir que sigan utilizando las estructuras democráticas para la financiación del crimen y sus objetivos, estarán presentes. El reloj de arena inexorable juega a su favor, y sirve de excusa a los que no disponen de tiempo ilegalizador como tampoco de voluntad.

Beso a beso el de la muerte, grano a grano penetran de nuevo en el sistema constitucional, para emulsionarlo y destruirlo por hinchamiento desde el interior. Granos en partido histórico, de nuevo cuño o agrupación electoral, qué mas da, el grano que pasa por el tamiz es el mismo. Las horas y los días pasan bajo la tutela de las armas etarras, que no despedirán humo si lo pactado sigue sus pautas firmadas por las partes. Huida hacia delante para el gobierno, regreso a sus férreos cuarteles y posiciones de antaño para los terroristas. ¿No hay nadie decente que le de una patada al tramposo reloj de arena etarra, cambiándolo por los modernos medios tecnológicos que miden el tiempo y hasta nuestra temperatura democrática y constitucional?

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris