Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Maragall ha engañado a Cataluña

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
domingo, 29 de abril de 2007, 21:05 h (CET)
Digámoslo sin tapujos, Clar i català. Maragall nos ha engañado. El ‘President de l’Estatut’, quien lo propuso, impulsó e hizo aprobar, con la complicidad total de Zapatero, ahora nos dice a la cara que “no ha valido la pena”. Esto no se hace!

O quizás sí que se hace. Decir lo que uno piensa está bien. Pero siempre. Y actuar en consecuencia. Si ya lo pensaba antes, ¿por qué no lo decía? ¿Por qué decía, precisamente, lo contrario? Que era el mejor Estatut de Catalunya, que era un éxito, un hito histórico, y otras alabanzas por el estilo. Todos recordamos sus palabras como President de la Generalitat, en el Parlament, en mensajes institucionales y en declaraciones a la prensa. ¿Lo pensaba? ¿Tendrán razón los que afirmaban que no lo había leído?. ¿Lo decía y no lo pensaba? Un escándalo d’hipocresía!

Si ya pensaba lo que dice ahora, “que no ha valido la pena”,¿ por qué expulsó del Govern a Esquerra Republicana, que se oponía al nuevo Estatut? ¿Porque atacaba con tanta vehemencia al PPC, que argumentaba que no beneficiaba ni a Catalunya ni a España? ¿Y por qué pidió a todos los catalanes (que no le hicieron demasiado caso, por cierto) que lo votaran en el referéndum?

Pensar que “no valía la pena” y que era “un error” reformar el Estatut antes de que cambiar la Constitución (se ve, por tanto, la intención inconfesada), como explica ahora, no era coherente con lo que hacía; entonces, ¿por qué lo hizo? Uno se puede equivocar, claro está, pero usted mantuvo su “error” hasta el final, y quiso, además, que todos comulgáramos con su “error”. Y esto es saltarse los límites de lo tolerable, ya es claramente intolerable. Y si lo hace un President de la Generalitat, resulta imperdonable. Ahora que está tan de moda pedir perdón, ¿por qué no lo hace? A todos los catalanes, claro está, por habernos engañado y hacer perder tiempo, energía y dinero, además de crear tensiones políticas y sociales inutilmente. Y también a todos los españoles, porque este “error” que “no valía la pena” creó mucha crispación en todo el país.

Gracias, señor Paqual Maragall, por haberse sincerado ahora públicamente. Vale más tarde que nunca. Pero usted, además de habernos engañado, se ha desautorizado olímpicamente, se ha autoinmolado.. Y ha dejado por los suelos el Estatut, propugnando el cual subió al poder de la Plaça de Sant Jaume. Un Estatut (“provisional”, como dice) fruto de un “error” y que “no vale la pena”, ¿qué es? ¿Nos lo quiere explicar? Ya poco importa, por tanto, que el Constitucional se lo cargue o no; que “lo triture” cómo querría la nueva estrella d’e ERC, Joan Carretero.

Ya hace un año que el abad de Poblet manifestaba que con esto del Estatut “se está jugando con la gente”. Señor Maragall y señores políticos, con la gente no se juega!

____________________

Wifredo Espina es periodista y exdirector del Centre d’Investigació de la Comunicació

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris