Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Buenos y malos

Pascual Mogica
Pascual Mogica
domingo, 29 de abril de 2007, 09:48 h (CET)
Por fin parece ser que se van acercando posturas y que la Ley de la Memoria Histórica puede salir adelante de modo y forma que satisfaga a la mayoría de los españoles que están por que las víctimas del franquismo recuperen su dignidad y su buen nombre. Evidentemente entre esa mayoría de españoles no se encuentra nadie del PP. Me refiero a sus dirigentes. Afirmo esto último porque como es sabido su portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, ha salido diciendo que esto supone “enterrar definitivamente la Transición democrática” y derriba el “pilar fundamental” de la reconciliación entre españoles, añadiendo que esto va a suponer que “solamente se repare el daño de unas víctimas y no de otras víctimas” y que “identifica a buenos y malos”.

Ante esta argumentación de Zaplana, sobre la Transición, la Constitución de la “Concordia” y la reconciliación, nos está queriendo decir que esta trilogía se debe sustentar sobre la injusticia cometida contra personas cuyo único delito era el de ser ideológicamente contrarias a la forma de hacer y de pensar de un golpista dictador. Si esto es así, menuda Transición, vaya Concordia y “excelente” reconciliación. Si mantener el “espíritu” de la Transición se hace en base a ir beatificando, homenajeando y enterrando en mausoleos de mármol a los muertos del bando de los golpistas y manteniendo los cadáveres de los represaliados por el régimen franquista amontonados en fosas comunes a un lado de las carreteras o en descampados resulta que los paganos siempre son los mismos: los que apoyaron un régimen legal, es decir a la República. Por tanto está claro que lo que afirma Zaplana de que “solamente se repara el daño de unas víctimas y no de otras” no deja de ser un argumento lleno de cinismo por parte de este sujeto que invierte el tratamiento dado a unas y otras víctimas. En cuanto a lo que dice de que se “identifican a buenos y malos” eso es absolutamente falso, no se trata de establecer quien es el bueno y quien el malo lo que se quiere hacer con esta ley es establecer la diferencia entre lo justo y lo injusto para corregir desigualdades y malos tratos. Pero claro, pretender que las derechas acepten y comprendan lo que es evidente, es como pedirle peras al olmo.

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris