Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Nerviosismo y mala educación, señora vicepresidenta

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 28 de abril de 2007, 07:02 h (CET)
Yo no dudo de que en el PSOE haya gente de gran valía y tampoco descarto que, como en todos los partidos, haya muchos militantes de buena fe que siguen convencidos de la bondad de sus ideales. Sentadas estas bases, no me queda más remedio que hacer referencia a determinados elementos del partido que nos gobierna, que se caracterizan por su escasa flexibilidad ante las críticas y por su especial 'talante' en sus modos y maneras cuando se trata de bregar en el ambito parlamentario.

Se pueden profesar unos patrones políticos determinados, se pueden defender unas posiciones sociales, se puede discrepar de los adversarios políticos e, incluso, se puede rebuscar en las flaquezas ajenas; pero todo ello dentro de un orden, dentro de unos límites que impone el sentido común y las buenas maneras, dentro de lo que, en inglés, se denomina fair play. Precisamente cualidades de las que carece la señora Vicepresidenta del gobierno. Cuesta creer que una señora que tan preocupada está por su vestuario (¡debe gastarse un dineral en vestirse, la de la Vogue!); que tanto se esmera en emperifollarse y que tanto se esfuerza en aparecer mona en todos los actos en los que participa; resulta que cuando, en el Congreso de Diputados, se la requiere por algún miembro de la oposición para que conteste determinadas preguntas o tenga que pronunciarse sobre una cuestión de gobierno, utilice en sus respuestas un lenguaje barriobajero, estridente y ofensivo para con sus interlocutores. Aparte de que, con sus arranques de histerismo, no hace más que ponerse en evidencia ante la concurrencia y que sus chillidos y gallos no producen otro efecto que el de causar hilaridad en el auditorio; es evidente que tal recurso no es más que un truco para intentar disimular su falta de argumentos para refutar los de sus adversarios políticos. El insulto y la repetición incesante de los mismos latiguillos, a los que tan acostumbrados nos tiene, no tienen otro efecto que el de demostrar su falta de rapidez mental, su perplejidad y desconcierto que le impiden desarrollar una dialéctica que le permita salir airosa del trance.

O sea, que la señora Fernández de la Vega, que tanto acusa al PP de “desnortado” y “crispador” nos hace cada día una demostración de padecer de los mismos defectos que recrimina a sus oponentes parlamentarios. He perdido la cuenta de las veces que se le ha preguntado acerca de cuál es la posición del gobierno de Zapatero respecto a la participación de Batasuna en las próximas elecciones. Ni en una sola ocasión ha contestado concretamente a lo que se le requería. Su única arma –socorrido recurso –, ha sido descalificar a quien le preguntaba. Supongo que no se daba cuenta de que, con esta actitud, dejaba paladinamente claro que Zapatero está más que dispuesto a que los etarras participen en los comicios, en cumplimiento, me imagino, de los acuerdos secretos que tienen con ETA.

La señora De la Vega sabe perfectamente que los abertzales tienen cogido al señor Zapatero por los cojinetes y que son capaces de ponerle en un apuro serio si se deciden a destapar la caja de Pandora. Acusa a PP de mentir y la pobre señora lleva una temporada en la que no hace otra cosa y, si no, podemos recordar cuando afirmaba que la ETA tenía voluntad de negociar; que estaba a las últimas; que sabía que no se había rearmado; que el Gobierno no mantenía contactos con los etarras etc. La verdad, señora de la Vega, es que usted es una especialista en salirse por los cerros de Úbeda, pero debería ser más cuidadosa con lo que dice y como lo dice, porque los ciudadanos ya nos estamos cansando de oirla graznar inconveniencias. Tiene suerte de que los diputados del PP son educados y se guardan los epítetos con los que, sin duda, la podrían hacer sonrojar.

Es evidente que el PSOE ha emprendido una campaña de desprestigio contra el PP, acusándo a sus alcaldes de corrupción, escenificando aparatosas detenciones y aireando hasta la más mínima sombra de culpa sobre sus afiliados; pero, miren por donde, ahora resulta que, en pocos días, la realidad nacional nos ha destapado aquello que los del PSOE son capaces de hacer en materia de corrupción de altos vuelos. Dos casos bastarán para ilustrarnos. El primero, el desmadre de las opas de E’On, Gas Natural, Enel y Acciona. El señor Zapatero y sus subordinados de la oficina económica del Gobierno han quedado retratados ante la ciudadanía al quedar demostrada su participación directa en las presiones a la CNMV a favor de Enel y Acciona. Si existe un ejemplo de intervencionismo de un gobierno en una operación de carácter estrictamente privado y un caso más flagrante de aprovechamiento de información privilegiada por el poder, ha sido, sin duda, esta colosal tomadura de pelo organizada por Zapatero, Montilla, Clos, Sebastián y Arenillas.

El segundo escándalo le acaba de estallar a Zapatero bajo sus pies en un momento delicado para él. Un constructor ibicenco que se apellida Pinell ha pagado un millón y medio de euros de comisión al partido socialista de Ibiza por la concesión de unas obras de reforma en el centro de la ciudad. ¡Un ejemplo de la honestidad de la que tanto presume el Presidente del gobierno!España desprestigiada ante toda la CU y el resto del mundo, con fama de país corrupto. ¿Qué va a hacer ahora, señor Presidente?, ¿Como se las arreglará para echar tierra sobre estos hechos?, ¿cómo intentará culpar de ello al PP?, ¿quién sera el desgraciado que pagará los platos rotos? O ¿dejará pasar el tiempo para que nos olvidemos de sus fechorías? No se lo aconsejaría, porque tengo la impresión de que su rédito político se le está terminando.

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris