Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Pildorita de la Felicidad   -   Sección:  

La chusma elige ganar

por Rodrigo Solís
Redacción
jueves, 26 de abril de 2007, 21:10 h (CET)
"Por primera vez van a poder ver a los perdedores ponerse verdes." - Bob Hope, presentador de los premios en 1965, el primer año que fueron transmitidos a color.

por RODRIGO SOLÍS
Cuando escucho esta sarta de idioteces donde se culpa al incauto espectador y se le motiva para que apoye a "nuestro cine" –así le llaman, y será de ellos, porque mío en absoluto lo es- pagando carísimas entradas para ver bazofias como las arriba mencionadas, al igual que todas las que no mencioné, por el simple hecho de ser mexicanas -aquí el 99% de lo que se produce y se hace en materia del séptimo arte es una mierda que para colmo a los espectadores les sabe al más exquisito manjar gracias a que su único bagaje cultural son las telenovelas-, no puedo más que volcarme sobre el teclado y escribir lo que escribo, muy a pesar de mis muy queridos lectores que aseguran mediante decenas de iracundos correos electrónicos me arrancarán la vida y la de la puta que me mal parió.

Pero estábamos en la parafernalia de los Oscares, y de cómo convertimos en un arte eso de colgarnos del éxito ajeno. El día de los premios llegó y las luminarias holywoodenses y no hollywoodenses caminaban por la alfombra roja con sus mejores garras de diseñador de nombre y apellidos impronunciables mientras las cámaras de televisión transmitían hasta el último rincón del culo del mundo sus falsas sonrisas que intentan sin éxito disfrazar su anhelo de hacerse de la estatuilla que les colocara en el selectísimo grupo de ganadores. Al final, ocurrió lo inesperado: dos mexicanos fueron reconocidos con el galardón de la Academia. Y luego, se vino lo que se veía venir en nosotros. La indignación general: “¿Cómo que nada más dos Oscares? Esto es un atraco. Malditos gringos malinchistas”.

Claro, como también somos los campeones en eso de estar inconformes, pues nos inconformamos, faltaba más. Fotografía y Dirección de Arte, que mierda de categorías, si lo que queríamos en realidad era ganar el Oscar a Mejor Película Extranjera, o de perdido, a Mejor Director. Y se suelta la avalancha de berrinches o bellaquerías de los críticos nacionalistas e ignorantes que dicen que no es posible que la película alemana le ganara a la mexicana, mismos comentarios sustentados en la inopia y la estupidez pues sus pupilas jamás de los jamases vieron la película en cuestión, misma que en este país no llegó a exhibirse en las salas de cine, y aunque se hubiese exhibido, le apuesto al Diablo las cenizas de mi padre a que todos los inconformes hubieran entrado a ver cualquier película de Adam Sandler.

Así de idiotas somos aquí, y también de idiotas son del otro lado del muro; nosotros por ignorantes y aquellos por ambiciosos. Por eso detesto los Oscares, pero más de esto a quienes creen que hacerte de una estatuilla es el aval a proclamarte como el mejor de todos, o que no conseguirla te acredita oficialmente a ser un perdedor. Pero y por fortuna, dentro de toda esa gran podredumbre existen los poquitos hombres buenos que logran nominar –por no decir rescatar- grandiosas películas para que los carroñeros medios de comunicación les dediquen un rinconcito de su espacio, y de tal suerte, las personas inteligentes se den por enteradas de la existencia de estos tesoros fílmicos. Por todo ello es que en vez de andar lloriqueando porque "El Laberinto del Fauno" no ganó el Oscar a Mejor Película Extranjera, alegrémonos de que "La vida de los otros" fue la galardonada, pues conozco bien a mi raza, ambiciosa como es, va a querer aprovecharse de los cinco minutos de fama de la cinta teutona para traerla a los videoclubes, o si es que existe Dios, a los cines, dando a los espectadores de ver, aprender y disfrutar de una de las mejores películas que fueron realizadas el año pasado.

El arte no tiene nacionalidad. El arte es único y universal, y como muestra de ello tenemos a una película alemana que al igual que la mexicana es perfecta y magnífica. imposible decidir cuál de las dos es mejor, pues el arte no es un partido de fútbol donde se congregue chusma para mentar madres y vociferar por la derrota, como ya los estoy escuchando gritar: “Hijos de puta alemanes, nos volvieron a ganar”

__________________________
Encuéntrale en
http://pildoritadelafe=icidad.blogia.com
rodrosolis@hotmail.com
Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris