Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Nuestros impuestos

Luisa Martín Belmonte (Barcelona)
Redacción
sábado, 28 de abril de 2007, 14:28 h (CET)
Creo que todos los españoles deberíamos plantearnos si pagamos o no nuestros impuestos. Se supone que el pago de los mismos es para el bien de todos los españoles, para que el Gobierno de turno pueda repartirlo para cubrir los gastos de los diferentes Ministerios, sobre todo Educación, Sanidad y Fomento, pero lo que no es lógico es que nuestro dinero lo malgasten los políticos en lo que les dé la gana, en este caso, en un capricho de unos cuantos paranoicos que están detentando el poder político de esta nuestra España. Ahora nos dicen que van a gastarse, 218.524 euros en promover la memoria histórica y el pancatalanismo por Valencia y por Francia, 1’5 millones de euros para esa fantasía zapateril denominada Alianza de Civilizaciones, los miles de millones que la Generalidad de Cataluña gasta cada año en política lingüística, lo que les cuestan las oficinas –comisarías lingüísticas- que se han habilitado por toda Cataluña para que la gente denuncie al comercio o al funcionario de turno que no le haya contestado en catalán, cuando se hayan dirigido a él en esta lengua. En esas oficinas hay que pagar a un personal cada mes, así como el agua, la luz, la calefacción en invierno, el edificio –que seguramente serán inmuebles que han sido adquiridos por el gobierno autónomo con nuestro dinero, claro está-; el dinero que gastan en editar libros en catalán, libros que son destruidos, porque no se venden, cuando llenan los estantes de los almacenes y hay que dejar espacio para colocar más; el gasto en subvencionar el doblaje de películas al catalán –incluidas las pornográficas-, el salón del sexo en catalán, el salón del cómic en catalán, la elaboración del diccionario sánscrito-catalán, y así un largo etc.

Creo que las Autonomías son el cáncer de España. Si no existiesen, nuestro país sería el más rico de la Unión Europea, porque no tendríamos que pagar los sueldos de los cientos de políticos que representan a cada una de ellas en sus respectivos Parlamentos: Presidentes de Autonomías, Consejeros, Subconsejeros, y todos los funcionarios que forman el organigrama de cada una de las Consejerías, muchas de ellas inventadas para que cada partido pueda acomodar a sus militantes y que así, durante al menos cuatro años, tenerlos con un buen sueldo, a cargo de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos y que a ellos les sirve para vivir sin dar un palo al agua, con cientos de personas colocadas en comisiones y subcomisiones para estudios que no le importan a nadie, porque, ¿cuántos millones han pagado las distintas Autonomías a aquellas personas que les han redactado los nuevos estatutos?

Por cierto, ¿algún gobierno se atrevería a suprimir durante al menos cinco años el Estado de las Autonomías, e invertir ese dinero en el bienestar del pueblo, por ejemplo, contratando personal sanitario, del que está tan falto el sistema sanitario español –en concreto puedo citar el que conozco, el catalán-?

Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris