Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Filatelia y aborto

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 26 de abril de 2007, 09:45 h (CET)
Todos los periódicos de pago tratan de obtener la fidelidad de sus lectores, a lo largo de la semana, ofreciendo, de forma gratuita o a precio especial, toda clase de objetos y colecciones. El Mundo regaló el domingo 7 de enero un lujoso álbum con el título “El Franquismo en sellos y billetes” y todos los días, de lunes a viernes, viene haciendo entrega de reproducciones autorizadas de sellos en forma de hoja bloque, billetes o décimos de lotería emitidos durante la época de Franco. Al respaldo de las hojas donde van colocándose los sellos y billetes se inserta una pequeña información sobre los mismos.

En una reciente entrega aparecen dos sellos emitidos en 1975, uno conmemorativo del Año Internacional de la Mujer y otro Pro Defensa de la Vida con la frase “¡Dejadles nacer! El comentario sobre esta hoja bloque, inserto en el álbum, dice que muestra las contradicciones del franquismo en sus últimos coletazos de vida pues mientras el dedicado al Año Internacional de la Mujer está en sintonía con la política de la ONU, el dedicado a la infancia hace bandera del antiabortismo, oponiéndose a la ola de legalización del aborto que se estaba llevando a cabo en la mayoría de los países occidentales.

Está claro para el autor del comentario que la ola de legalización del aborto era algo progresista, a lo que se oponía un régimen tan nefando como el franquismo. Julián Marías dijo en alguna ocasión que lo peor que había ocurrido en el siglo XX había sido la aceptación social del aborto, opinión que comparto. Ha sido una manipulación perversa convertir el aborto, la eliminación física de un niño concebido, en un derecho de la mujer. En España se introdujo no como derecho sino como despenalización, con el argumento de que no se debía imponer una pena a quien ya sufría el trauma de abortar. La realidad es que los supuestos despenalizadores de aquella ley se han rebasado en la práctica hasta convertir el aborto en una salida habitual a una sexualidad irresponsable y en un negocio fabuloso de las clínicas dedicadas a esta triste actividad. Cien mil abortos anuales no inquietan, al parecer a los poderes públicos, ni al conjunto de la sociedad.

Resultan más protegidas las crías del lince ibérico, de determinados sapos, lagartos o aves, que las vidas de los niños en el seno materno. Si el niño nace, ya si es sujeto de los desvelos de la sociedad y de la administración que vigilará si es objeto de malos tratos o de alimentación inadecuada.

Si esto es progresismo habrá que recordar que en el imperio romano de occidente hace dos mil años, una sociedad hedonista y depravada, arrojaba a las cloacas los niños recién nacidos. Aquella sociedad no pudo resistir el empuje de los bárbaros.

Hoy la Europa de Occidente, orgullosa y satisfecha, reduce su natalidad para disfrutar del placer sin cortapisas, ¿podrá resistir una Europa de viejos el empuje de otros pueblos? Desde que se implantó la ley de despenalización del aborto en España la cifra ha ido creciendo año a año. Más de un millón de personas faltan en la pirámide de edades que tiene forma casi invertida. Terminaremos, quizás, siendo un país de españoles ancianos, cuidados por inmigrantes, que se irá extinguiendo sin remedio.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris