Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

A María San Gil

María F. Vicente (Valladolid)
Redacción
jueves, 26 de abril de 2007, 15:01 h (CET)
Admirada María San Gil. ¡Cuánto siento que el cáncer la haya visitado…!; mas espero que se aleje pronto de su vera. Mi esperanza, y seguro que la de muchos, no se funda sólo en los grandes adelantos de la Ciencia, sino, sobre todo, en el poder de Dios. Su salud, señorita San Gil, es un bien para todos: para los de la derecha y para los de la izquierda, para los independientes y para los alejados de la política, para todos lo españoles, en suma. Es usted ese tipo de personas que, aun estando lejos, se las siente cerca, y estando cerca se hacen imprescindibles. Sí, María, es usted muy querida.

¿Con qué española de nuestro tiempo, podría yo compararla? ¿Quizá, entre otras, con la batalladora Loyola de Palacios, o con la tenaz Gotzone Mora, o con la valiente Rosa Díez? Nuestro cariño usted se lo ha ganado a pulso en su lucha sin titubeos contra el terrorismo bribón, con su bravura invicta contra los enemigos de la libertad. Espero verla de nuevo ante las cámaras anunciando su vuelta activa a la política, esa actividad que en usted es vocación y que, ejecutada con honradez y espíritu de servicio, es "la forma más alta de caridad", como afirmaron Pablo VI y Juan Pablo II y ahora repite el Santo Padre Benedicto XVI.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris