Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

A María San Gil

María F. Vicente (Valladolid)
Redacción
jueves, 26 de abril de 2007, 15:01 h (CET)
Admirada María San Gil. ¡Cuánto siento que el cáncer la haya visitado…!; mas espero que se aleje pronto de su vera. Mi esperanza, y seguro que la de muchos, no se funda sólo en los grandes adelantos de la Ciencia, sino, sobre todo, en el poder de Dios. Su salud, señorita San Gil, es un bien para todos: para los de la derecha y para los de la izquierda, para los independientes y para los alejados de la política, para todos lo españoles, en suma. Es usted ese tipo de personas que, aun estando lejos, se las siente cerca, y estando cerca se hacen imprescindibles. Sí, María, es usted muy querida.

¿Con qué española de nuestro tiempo, podría yo compararla? ¿Quizá, entre otras, con la batalladora Loyola de Palacios, o con la tenaz Gotzone Mora, o con la valiente Rosa Díez? Nuestro cariño usted se lo ha ganado a pulso en su lucha sin titubeos contra el terrorismo bribón, con su bravura invicta contra los enemigos de la libertad. Espero verla de nuevo ante las cámaras anunciando su vuelta activa a la política, esa actividad que en usted es vocación y que, ejecutada con honradez y espíritu de servicio, es "la forma más alta de caridad", como afirmaron Pablo VI y Juan Pablo II y ahora repite el Santo Padre Benedicto XVI.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris