Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El 'síndrome iraní' de Mijaíl Saakashvili

Alexandr Mestíev
Redacción
martes, 24 de abril de 2007, 21:22 h (CET)
Dentro de pocos meses las autoridades de Tbilisi desencadenarían una operación militar contra Osetia del Sur con el fin de “restablecer la integridad territorial de Georgia”.

Según los datos que obran en el poder de la cúpula gobernante de Osetia del Sur, la decisión correspondiente quedó aprobada en diciembre del año pasado. La evolución de los acontecimientos en las zonas de conflicto muestra la intención de Tbilisi de emplear la fuerza para arreglar los contenciosos de Osetia del Sur y Abjasia. Para alcanzar el objetivo propuesto Tbilisi -ante el evidente rechazo de una agresión militar por parte de la comunidad mundial-, apostó por crear un Gobierno títere para negociar con el mismo el problema pendiente.

Hace poco, Mijaíl Saakashili, empeñado en la tarea de resolver el asunto, se reunió con el presidente “alternativo” de Osetia del Sur Sanakóev con el propósito de negociar la solución del conflicto.

Al propio tiempo, cabe señalar que las autoridades de Tbilisi se niegan a sentarse a negociar con el presidente de Osetia del Sur, que asumió el cargo a través del procedimiento legítimo.

Es poco probable que Dmitri Sanakóev cumpla con su misión de reunificación de las partes en conflicto por haber asistido casi todos los miembros del gabinete al velorio y reentierro de los restos mortales del primer presidente de Georgia, Zviad Gamsahurdia, figura clave en el conflicto georgiano-oseta.

Es evidente que la parte georgiana no ceja en el esfuerzo por conferir el carácter local a la confrontación en Osetia del Sur. El gabinete títere ya emprendió varias acciones para desestabilizar la situación en la zona de conflicto, responsabilizando de ellas al “régimen de Eduard Kokoyti”. El objetivo de las acciones provocadoras consiste en proporcionar la “seguridad a los georgianos y osetas que padecen un mar de sufrimientos en el territorio de la antigua Georgia”…

Las unidades militares del Ejército georgiano apoyarán el ataque que lanzarán contra Tsjinval las formaciones paramilitares del gabinete de Sanakóev.

Además, asestarán el golpe en la región del túnel Rokski que une a las dos Osetias. Es significativo que atravesaron el túnel casi todas las unidades del Ejército georgiano. Las autoridades de Tbilisi efectúan la rotación de su batallón de cascos azules, de hecho, mensualmente, con el fin de hacer el reconocimiento del terreno y no una vez cada seis meses, según se desprende de los acuerdos alcanzados por las partes.

En vísperas de las acciones de combate, Georgia apostó por torpedear el proceso negociador en el marco de la Comisión Mixta de Control para el arreglo del conflicto georgiano-oseta. Culminó en fracaso la reunión que los copresidentes de la CMC celebraron a finales de marzo en Estambul.

EEUU celebra el propósito de las autoridades de Tbilisi de negociar el arreglo tanto con el líder real de Osetia del Sur, Eduard Kokoyti, como con el “presidente alternativo”, Dmitri Sanakóev, manifestó por su parte el embajador norteamericano en Georgia, John Taft. “No conozco los detalles de la iniciativa promovida por el presidente de Georgia, pero Washington se felicita de su deseo de mantener las conversaciones con los Gobiernos de Sanakóev y de Kokoyti”, señaló el diplomático.

Echó leña al fuego el Catolicosis de Toda Georgia, quien el pasado 10 de abril santificó los cimientos de la iglesia de la Anunciación de la Virgen en la localidad georgiana de Tamarasheni, situada en las afueras de Tsjinval, capital de Osetia del Sur. Según las palabras de Ilias Segundo, la “construcción de este templo “pondrá fin a la enemistad entre los georgianos y los osetas.”

Entretanto, en Osetia del Sur suscitan preocupación los aprestos de EEUU y de sus aliados para una campaña militar contra Irán lo que se explica no sólo con la eventual desestabilización de la situación en la zona próxima a Transcaucasia sino que con el deseo de EEUU de utilizar el espacio aéreo y terrestre de Georgia para los fines de apoyo logístico a la futura guerra.

En este sentido, resulta especialmente peligroso el factor georgiano. Los dirigentes de Tbilisi, en conflicto sin arreglar con Osetia del Sur y Abjasia, se disponen a convertir en rehén a toda la región del Cáucaso del Sur para “proteger los intereses nacionales de EEUU.” Las autoridades de Teherán en reiteradas ocasiones advirtieron de que lanzarían los golpes de represalia tanto contra los países que desencadenarían la guerra contra Irán, como contra los Estados que apoyen en una u otra forma la campaña militar.

Expresando la esperanza en la solución diplomática de la situación en torno a Irán, cabe señalar que los dirigentes de la República Islámica han de tomar en cuenta un factor importante: desde 1990 la República de Osetia de Sur no tiene nada de común con la vecina Georgia. Siendo un Estado soberano, promueve la política exterior independiente, rigiéndose por los principios de coexistencia pacífica con los países de la región.

Osetia del Sur rechazará el ataque militar contra Irán y no cederá su territorio ni espacio aéreo a ningún país que protagonice la agresión.
Osetia del Sur considerará el inicio de la campaña militar contra Irán como amenaza directa a su seguridad y se reserva el derecho de adoptar todas las medidas necesarias para neutralizar los efectos negativos de la posible solución militar del problema.

____________________

Alexandr Mestíev, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris