Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Tensar demasiado puede ser peligroso

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 22 de abril de 2007, 03:46 h (CET)
Los rencorosos empedernidos, los que, precisamente, menos deberían hablar de la guerra civil; los que ignoran o pretenden ignorar las causas y los orígenes de la contienda; miren ustedes por donde, han decidido declarar unilateralmente, sin contar con la opinión de los del otro bando, que los tribunales del franquismo eran ilegítimos. Para empezar, debemos desautorizar a los dos partidos que han promovido este desaguisado por erigirse en juez y parte para juzgar sobre un tema que les atañe directamente. Existen los tribunales para determinar la legalidad o ilegalidad de las actuaciones judiciales y sería o, mejor dicho, ha sido una intrusión ilegal y carente de sentido entrometerse en el ámbito de la justicia, máxime, si se tiene en cuenta que, precisamente, fueron los actores principales y los causantes más destacados, junto con la CNT y la FAI, de que la II República se fuera desacreditando desde mucho antes de que, en febrero de 1936, el Frente Popular se hiciera cargo del gobierno, que más bien fue desgobierno, vistos los resultados del experimento.

Sólo aquellos que pretenden que la rebelión del 18 de Julio de 1936, nació por generación espontánea de un grupo de militares desquiciados, pueden mantener que existiera la más mínima legalidad en el funcionamiento de la II República. Empecemos por la forma en la que fueron convocadas las elecciones. Aparte de las irregularidades legales cometidas por Alcala Zamora motivadas por su enemistad con Gil Robles, el desprestigio ya venía de la revolución de Asturias de 1934 donde se dio el golpe de gracia a la República, cuando las juventudes socialistas se rebelaron contra el orden establecido en aquella región, con la colaboración, en Catalunya, del inefable Companys, que aprovechó la circunstancia para declarar, por segunda vez, la independencia de los catalanes.Todo ello precedido de huelgas salvajes repartidas por toda la nación. Quienes primero se rebelaron contra la República fueron los que ahora piden la ilegitimidad de las sentencias del franquismo.

Una observación: fue Franco quien se opuso a un golpe de estado que le propuso el general Fanjul para apoyar el legítimo derecho de Gil Robles a presidir el gobierno de la República.

Por otra parte, ya que hacemos referencia a la legitimidad de las sentencias políticas ¿por qué no hablar tambien de los famosos “tribunales populares” o de los “paseos” de las patrullas de la CNT y la FAI; de las “checas” donde toda legalidad era inexistente y los desgraciados que eran internados en ellas no salían vivos aunque no tuvieran culpa alguna. Todavía tenemos a un representante de las izquierdas de aquellos tiempos, el señor Carrillo, que renegó de su propio padre y que fue quien firmó la orden de asesinar, en Paracuellos del Jarama y ¡sin juicio previo!, a varios miles de presos de las cárceles de Madrid. Si la memoria histórica fuera justa, y puesto que parece que para algunos no existe la prescripción, todavía estaríamos a tiempo para que este señor se sentara en el banquillo de los acusados para responder de aquella masacre. También habría que pedir cuentas a los que liberaron a los presos de la Revolución de Asturias, que fueron salvados por las hordas del Frente Popular, entre ellos el señor Companys, olvidándose de su participación en aquellos sucesos sangrientos y desestabilizadores.

En cualquier caso, parece que el señor Zapatero se ha empeñado en ahondar en la herida que la transición, encabezada por el señor Suarez, había decidido cicatrizar para siempre orientado, al estado español de la democracia, hacia nuevos horizontes, dejando atrás lo que fueron las consecuencias de una guerra civil en la que ambos bandos cometieron tropelías dejando tras de sí innumerables cuentas pendientes. La insensatez de nuestro Presidente de Gobierno –azuzado por un sujeto amargado e inepto, como es el señor Llamazares, que no hace más que cometer insensateces y ayudar a los otros a cometerlas – está produciendo que la ciudadanía se vaya polarizando, cada vez más, hacia posiciones radicales de izquierdas y derechas, y que viejos fantasmas se revivan en muchas personas que, de una forma u otra, sufrieron en sus familias los avatares de la guerra. Si esto es todo lo que nos pueden ofrecer estos sujetos que nos gobiernan, quizá debamos preguntarnos si están capacitados para asumir las responsabilidades que requiere el llevar el timón de nuestra patria.

No sé, no puedo vislumbrar cuál es el rumbo que se le quiere imprimir a España. Lo que sí vemos es que cada día el Estado de Derecho queda más dañado; que los fiscales están actuando en materias muy delicadas con una inconsciencia rayana en la ineptitud; que se trata a los delincuentes con una suavidad que resulta ofensiva para los ciudadanos decentes; que algunos jueces se permiten actuar a su albedrío sin que se les llame al orden; que desde el gobierno, con su intervencionismo, se saltan las leyes económicas y se interfiere en el normal funcionamiento de las instituciones; que la seguridad de los ciudadanos cada vez queda menos garantizada; que la inmigración indiscriminada sigue inundando nuestro país sin que, al parecer, se tomen medidas para atajarla; que las autonomías, especialmente la Catalana y la Vasca, campan a su aire y cada día se van envalentonando más sin importarles declarar públicamente que lo que buscan es la independencia, y todo ello ante la pasividad del Gobierno etc. Cuidado con estos juegos, señor Zapatero, que todos nos jugamos mucho en este envite.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris