Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Mirilla   -   Sección:  

La impotencia es un mal común

Nazareth Heredia
Nazareth Heredia
lunes, 23 de abril de 2007, 09:01 h (CET)
Dos ojos, dos orejas, una nariz, una boca, pelo, cuello, tronco, dos brazos, dos manos, nalgas, dos piernas, dos pies,… Sí, está completo, es humano. No es usted un extraterrestre señor Turienzo Álvarez. Después de nuestro exhaustivo examen, puede usted seguir con su vida, o quizás en unas cuantas semanas. Ni su mujer, ni su pequeña hija, ni por supuesto él mismo, podrán tener una vida tranquila hasta que no pase el tiempo.

Qué triste es saber que tu hija va al colegio y todos la acusan de que el Madrid no ganase el domingo. Qué triste es escuchar a gran parte de la población española (la parte madridista más simpatizantes), que no echan más insultos por la boca, porque no están recogidos en el vocabulario vulgar o vulgar vocabulario que tiene el español. Qué triste es que se hayan olvidado otros temas esta semana por culpa de varios personajes que se han dedicado a no respetar a los demás.

Miren, en esto del fútbol hay unos roles bien definidos para cada una de las partes. Por un lado, presidente y directivos, que mandan, pero no hacen prácticamente nada, salvo dejarse caer por cenas y eventos semejantes y ganando un pastón a fin de mes. Por otro, los entrenadores, que son carne de cañón cuando los equipos van mal y que a veces no entendemos cómo hacen las alineaciones. Luego están los jugadores, ésos bien pagados que presumen de carro y novia y que juegan si tienen ganas y por último los árbitros, sin los cuales no se puede empezar un partido.

Que me perdonen si lo que he dicho antes no es cierto. Pero no es toda la realidad, ¿verdad? Porque los presidentes y directivos tienen una imagen institucional que dar y se sientan delante de un ordenador, tras una mesa de despacho y se devanan los sesos buscando fichajes y haciendo negocios futbolísticos. Porque los técnicos tienen que decidir quién juega y quién no, dónde van, quién está mejor, plantean entrenamientos y deben controlar al equipo. Y los jugadores, dan espectáculo, presionan arriba, defienden abajo, paran balones, meten goles, entrenan diariamente y mil cosas más.

Entonces, por qué la realidad de los árbitros es que son unos “hijos de”, “el cáncer del fútbol”, el motivo por el que el Madrid y el Valencia pierden sus partidos o unos individuos que se dedican a fastidiar la vida a los. No son eso. Son personas con preparación física de atletas, con conocimientos sobre reglamento que supera con creces a los del resto del mundo; son amantes de un deporte que viven desde el extremo más complicado. Deben tomar decisiones en milésimas de segundo, que ni las televisiones en siete repeticiones se ponen de acuerdo. Mientras cada uno de los jugadores tiene su posición, el árbitro debe recorrer el campo entero y las perspectivas son complicadas de coger bien, pero las cogen. Eso es un árbitro. Todo lo demás es impotencia por no ser capaz de conseguir tres puntos, o más bien, impotencia porque no van a ganar la Liga.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris