Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Benedicto XVI cumplió años

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
domingo, 22 de abril de 2007, 14:25 h (CET)
El 16 de abril, el Papa cumplió la mayoría de edad para un hombre maduro: los ochenta años, para muchos todavía un lento camino de proyectos e ilusiones.

Benedicto XVI ha comenzado la pendiente de los años en buena forma física y en plena lucidez. No serán pocas las sorpresas que nos depare este hombre fuerte y hábil para manejar las armas de la verdad, del amor y de la paz con la energía que Dios da a los Papas enamorados de Aquel que es Camino, Verdad y Vida. Casi de estreno en la cátedra de Pedro, el sabio catedrático alemán de la célebre Universidad de Ratisbona, afiló su pluma para esclarecer la esencia cristiana, el amor, y nos regaló su famosa Encíclica "Deus Cáritas est", consciente de que la caridad es seña de identidad del cristiano verdadero y salvoconducto inexcusable para el Cielo. Pastor prudente y experimentado, el Papa octogenario, al que calificó de "talento único" el profesor Sönhgen, (director de su tesis doctoral), atisba desde lejos el lobo y su propósito, guiado por la luz del Espíritu Santo, de su propia experiencia y de su fino olfato.

Él, que a los 18 años desertó de Ejército del Tercer Reich porque infringía los derechos humanos, nos alerta de otro peligro destructor: el relativismo moral excluyente, infundamentado como el nazismo, proveniente, como aquél, de ciegas ideologías y de la falta de respeto a los derechos intrínsecos del hombre, como el derecho de todos a la libertad religiosa y a la vida.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris