Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Por qué una ley innecesaria?

Xus D. Madrid (Gerona)
Redacción
domingo, 22 de abril de 2007, 14:25 h (CET)
Ante la inmediata aprobación de la ley española de Investigación en Biomedicina cabe preguntarse ¿Es "imprescindible" la investigación con "gametos, embriones o células embrionarias (...) en el ámbito de la terapia celular y la medicina regenerativa", tal y como se dice en la exposición de motivos de la ley? La respuesta, si tenemos en cuenta los resultados, es negativa. Los avances en medicina regenerativa se están produciendo todos en otras áreas que no reciben suficiente atención legislativa ni presupuestaria. Es así que la ley confunde intencionadamente a la opinión pública sobre este importante aspecto.

La ley afirma que "prohíbe expresamente la constitución de preembriones y embriones humanos con fines de experimentación", cosa que no es cierta. La creación intencionada de embriones sobrantes de la fecundación "in vitro" que no se van a implantar permite el recurso a los mismos para experimentación en una medida que supera ampliamente las "necesidades actuales". Es más, produce una práctica incautación de embriones al cabo de cuatro años que presumiblemente se utilizarán en investigación. Hay una presunción investigadora si no hay disposición expresa en contrario. De esta forma, se burla la protección jurídica y las exigencias constitucionales. Por otra parte se permite la denominada transferencia nuclear, es decir, los intentos de clonación; el producto podría ser un embrión en ningún caso transferible, por lo que su destino es la investigación.

Tampoco se explica porque una ley general presta una desmesurada atención a un área mínima de la investigación biomédica, la clonación y los embriones. ¿Por qué este interés y atención legislativa? Estoy convencido que esto sólo se explica por la tendencia radical de la mayoría legisladora y por el peso del lobby de la reproducción artificial.

Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris