Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Cuando ETA gobierne

Pascual Falces
Pascual Falces
sábado, 21 de abril de 2007, 08:52 h (CET)
Todo son opiniones acerca del llamado “proceso”, el sistema por el cual, políticamente, ha de desaparecer el terrorismo del país vasco, y en el que el resto de España ha aportado el mayor número de víctimas propiciatorias. Y… ¿quién vislumbra el día de “después”? Había que desgajar las provincias vascas y limítrofes del resto del Estado; ese ha sido el objetivo. Las consecuencias judiciales previas han situado a algunos centenares de sus militantes en la cárcel, o han pasado por ella. Diferentes asociaciones políticas representan el anhelo de independencia de una parte de los ciudadanos vascos, y, entre ellas, el Partido Nacionalista Vasco encabeza la más civilizada y demócrata.

Sin embargo, las dificultades del período pasado han sido soportadas por el colectivo etarra, con su militancia huída, o escondida, de la vida normal en la región. La familia de un etarra, o lo ha tenido que ir a ver en un presidio, o no “sabe donde está”, ni donde duerme, ni qué come. Los más jóvenes de entre ellos se entrenan en la violencia callejera sin represalias. Esa ha sido la historia desde que, desgajados del convencional método de lucha política del PNV, se “echaron al monte” para conseguir los mismos fines.

Ese colectivo aguarda el día en que las cárceles se abrirán para ellos, y los huidos podrán pasearse por la calle orgullosos de lo conseguido. Quienes se han jugado el tipo, entre armas y explosivos, recabarán su lugar en la nueva circunstancia. Tal ha sido el proceder de todas las luchas armadas para la consecución de un nuevo estado. Quienes más se la han jugado, reclamarán los lugares preferentes de gobierno con razón. No se conformarán con ser un concejal de servicios o comunicaciones en un ayuntamiento con alcalde del PNV. Ignorar este futuro es desconocer los antecedentes de la Historia. ¿Por qué, entre tantas opiniones, no se habla del futuro que se vislumbra para el gobierno del nuevo país? La historia ha quedado escrita según se ha desarrollado, y lo escrito, escrito está. Los “lehendakaris” de la época de lucha y clandestinidad tienen poco que esgrimir junto a los que se mancharon de sangre, dieron con sus huesos en la cárcel, o tuvieron que permanecer ocultos viendo pasar los coches oficiales de los pacíficos y bien situados representantes del quehacer democrático.

Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris