Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Caro y malo

Marino Iglesias Pidal
Redacción
viernes, 20 de abril de 2007, 17:46 h (CET)
Qué caro le sale al pueblo – no menos de unos mil millones de euros – el que los políticos le digan lo que quieren hacer por él y no pueden, los de la oposición porque no están en el gobierno, y los del gobierno porque no se lo permite la oposición. Y los mil millones son para la financiación de los partidos, naturalmente hay que añadir a esto los correspondientes salarios o asignaciones – qué importa el nombre - de todo el entramado político que conforma nuestra... extraña monarquía parlamentaria. Me ha salido lo de “extraña” al pensar en el artículo primero de la Constitución: España se constituye en un Estado social y democrático... La soberanía nacional reside en el pueblo español... La forma política del estado español es la monarquía...

Democracia, soberanía del pueblo, monarquía... Pues qué quieren que les diga, me suena como un potaje de chorizo con melón y chocolate. Lo que iba a decir – no lo dije por que se me cruzó lo del artículo primero -, que los salarios probablemente sean, en muchos casos, lo de menos pues, en cuanto acceden al cargo, de inmediato se les despierta una clarividencia para las inversiones que ya quisiera para sí la pitonisa más genuina. Compran, por ejemplo, por nada, un risco aparentemente sólo interesante para suicidas y, de inmediato, a alguien se le ocurre que con un par de cartuchos de dinamita – eso sí, ¡muy legal! – aquello se convierte en el lugar ideal para una urbanización de lujo, con campo de golf y todo. ¡Menuda inversión!

Me perdí. ¿Con qué estaba yo? Vaya, de pronto se me han anticipado las inquietantes imágenes de mi sueño de vigilia para esta noche: La propuesta de no pocos notables de Catalunya, Euskalerría, el mundo de la cultura y artistas progre, para la canonización – laica, por supuesto -, de Zapatero, Fernández de la Vega, Rubalcaba y José Blanco, con las palabras de este último en representación propia y de sus compañeros de... gobierno: Agradecemos esta merecida distinción y con gusto dispondremos los bronces que inmortalizarán la nobleza de nuestros rostros, como luminarias de los lugares que la perrada del PP – aplausos en el auditorio - mantuvo bajo la siniestra sombra de las efigies del maléfico dictador y que, de no ser por nosotros y otros más o menos afines, ahí seguirían – más aplausos -. Hemos de acabar con toda la simbología franquista – más aplausos -, no como los garrulos del PP que con lo único que acaban es con las banderas rojigualdas, que las tienen todas acaparadas para exhibirlas sin miramiento alguno, ofendiendo las sensibilidades de las diferentes nacionalidades de la península Ibérica y sin tener en cuenta el trauma derivado de la frustración que pueden sufrir los que no disponen de ellas para quemarlas– más aplausos -, al igual que disfrutan con la maldad de poner a sonar sin razón alguna el Himno Nacional – algunos ya tiene que refrigerar las manos soplándolas entre aplauso y aplauso -. Porque únicamente los descerebrados fascistas del PP no entienden que las condescendencias a los nacionalistas y otorgamientos de gracias a los terroristas llevarán a éstos a amar una España generosa que los comprende y los quiere – apoteosis final.

No sé cómo se me ha ocurrido tamaño disparate. Recuérdese que este planteamiento es producto de mi, por lo visto, degradada imaginación. Nada parece indicar que el actual gobierno desgobierne en esta dirección. Y el hecho de que los muchachitos de un equipo catalán no hayan salido al terreno de juego hasta la conclusión del Himno Nacional es meramente anecdótico. Que nadie piense en doctrinas aleccionadoras desde la infancia. Quién va a estar dando cuerda a los nacionalistas para eso. Qué disparate. Los muchachitos son eso, muchachitos. Ellos sólo hacen lo que ven, les enseñan o les mandan.

Que Dios pille confesados a los creyentes, los demás...

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris