Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Los bancos rusos no quieren responder por los impagos

Anatoli Górev
Redacción
viernes, 20 de abril de 2007, 17:37 h (CET)
El monto de las deudas atrasadas en las carteras crediticias de los bancos crece a una velocidad vertiginosa. Según datos del Banco Central de Rusia, el año pasado se había duplicado el total de préstamos que no ha podido recuperar el Citibank, uno de los líderes por el volumen de créditos otorgados a particulares. Es un problema que ya preocupa no sólo a los bancos, sino a las autoridades también. Se están buscando respuestas a las dos eternas preguntas rusas: ¿quién tiene la culpa? y ¿qué hacer?

Hasta hace poco parecía que la respuesta a la primera interrogante era absolutamente clara: la culpa la tienen los prestatarios que no devuelven el dinero. O sea, no saben calcular sus ingresos y un día se dan cuenta de que las cuotas mensuales de devolución del préstamo no están al alcance de su bolsillo. Pues se les debe "presionar" a través de los servicios bancarios especializados en cobrar deudas o, si no, recurrir a las agencias de cobro independientes. Y no dar marcha atrás hasta que los deudores devuelvan no sólo el total del préstamo sino también paguen la multa por el retraso en la devolución.

Al parecer, se ha decidido obrar de esta manera después que los tribunales de distintas instancias hayan recibido varias demandas contra los bancos. Las presentaron clientes de los bancos y las organizaciones no gubernamentales que defienden los intereses de los clientes. Los querellantes afirman que han sido engañados intencionadamente por los bancos que incluyeron en los acuerdos crediticios unas tasas de interés que no corresponden a la realidad. En algunos de los casos la diferencia entre las tasas nominales y reales llega al 50% e incluso más.

"Después de haber recibido créditos con tasas supuestamente del 8 ó 12%, la gente descubre que al final tiene que pagar un interés del 60 y a veces del 80 por ciento", comentó el jefe del Servicio Federal de Protección al Consumidor, Guenadi Oníschenko. "Los prestatarios se deciden entonces a recurrir a los tribunales, y la culpa la tienen exclusivamente los bancos", agregó. En cuanto a la pregunta sobre qué hacer, respondió: "No queda otro remedio que aceptar las demandas de los prestatarios".

Tal enfoque de la solución del problema de impagos ha provocado la reacción negativa de los bancos y de los dirigentes del área financiera en el Gobierno. En defensa de los bancos se levantó el director del Servicio Federal de Mercados Financieros, Oleg Viuguin. Admitió que los bancos, efectivamente, aumentaban las tasas de interés para crédito haciendo que el 20 ó 25% nominal se convierta en el 60 o incluso 80%. En su opinión, el Banco Central de Rusia y las autoridades judiciales deben actuar con sumo cuidado cuando procedan a resolver ese problema. Porque el responsabilizar a los bancos por los créditos impagados podría ser interpretado como "incentivación" a los impagos. Los prestatarios, en este caso, dejarían de pagar los créditos alegando que fueron desorientados intencionadamente a la hora de firmar el acuerdo.

¿Podría estallar una crisis de las 'deudas malas' semejante a la producida en Corea del Sur? Los expertos creen que no. Pero es evidente que los bancos necesitarán incrementar sus reservas para protegerse de las "deudas malas" previstas. O sea, se verán obligados a retirar de la circulación una parte considerable del dinero por si vienen malos tiempos. En este caso quedarán a flote quizá sólo los bancos rusos más importantes, que son los que tienen acceso a los recursos financieros extranjeros baratos, y las subsidiarias de los bancos extranjeros que cuentan con el apoyo de las entidades matrices. Para los demás bancos –pequeños y débiles– el torrente de impagos y demandas no promete nada bueno.

Hay otro factor que puede complicar la vida de los bancos en un futuro. Acaba de ser elevado a la Duma de Estado (cámara baja del Parlamento) el proyecto de ley "Del crédito al consumo". La ley obligará a los bancos a indicar las tasas de interés reales en los acuerdos y en los materiales publicitarios. Además, los bancos deberán rescindir los acuerdos de crédito en un plazo de dos semanas si el prestatario insiste en ello. En la práctica, ello significa que la persona que haya tomado un crédito al consumo puede devolverlo durante 14 días habiendo pagado solamente el interés por el servicio de la deuda. Y ni un centavo más.

Esa cláusula ha disgustado a los banqueros no menos que la exigencia de las autoridades de sustituir las tasas de interés nominales por unas reales. Porque si una persona toma un crédito y enseguida lo devuelve, las pérdidas correrán exclusivamente a cargo del banco. Los banqueros afirman que los intereses pagados por el servicio no cubrirán ni la décima parte de los gastos hechos para comprobar la solvencia del prestatario. Pero las autoridades, según parece, hacen caso omiso de esos razonamientos. En las vísperas de las elecciones, el Gobierno se siente mucho más preocupado por el bienestar de los ciudadanos y no de los bancos, por grandes y prósperos que sean estos "jugadores" en el mercado de créditos al consumo.

____________________

Anatoli Górev, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris