Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Medicina en Bolsa

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 19 de abril de 2007, 10:51 h (CET)
El ejercicio profesional de la Medicina con los años llegó a desarrollarse hasta ser “la confianza del paciente frente a la conciencia del médico”. Así, este último, obtuvo fama y prestigio con los que situarse en un lugar de referencia, dentro de su medio social, para que se recurriese a él en situaciones de compromiso de la salud, y, para poner en sus manos el alivio o la restauración de la misma.

Habían pasado algunos más de veinte siglos desde que Hipócrates asentase las bases de un arte, que también es ciencia, y con la técnica al servicio de la naturaleza humana. Purificando el “arte”, dejó atrás todo cuanto de más habían acumulado los sanadores y curanderos en los comienzos del esplendor de la Grecia helénica. Había nacido unos años antes que Aristóteles y Platón.

Pero, se viven “otros tiempos” de manera arrolladora. El ejercicio, al menos en la totalidad de nuestro país, se ha socializado, y desde la medicina llamada pública se ofrece la atención gratuita, con hospitales, médicos y medicinas, a cualquier residente en el mismo. Mientras los presupuestos lo soporten, el Estado de Bienestar se ofrece generosamente para lo que sea menester.

Además, las llamadas Corporaciones de “ejercicio libre”, se han “empresarializado”, y algunas cotizan en Bolsa de modo parejo al de las grandes sociedades mercantiles. La “cuenta de resultados” determina su éxito y cotización al alza. Debe ser que la “confianza frente a una conciencia” se ha transformado en jugosos dividendos, que se dice.

No se puede evitar establecer el paralelo con el sistema anterior ventajosamente a favor del actual, en lo crematístico, y es de esperar que los resultados operativos, la salud, también se vean beneficiada por este medio. Más, cabe preguntarse, ¿qué pensaría Hipócrates si levantase la cabeza? Como en tantos otros aspectos del saber humano, los siglos lo han perfeccionado, y no hay que echarse a temblar porque el Estado corra con todos los gastos a la hora de curarse el ciudadano, o confiar en que los libros de contabilidad reflejen el auténtico saber del hacer médico en nuestros días.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris