Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Zum Gebustag, Viel Glück!

Remedios Falaguera
Remedios Falaguera
martes, 17 de abril de 2007, 16:09 h (CET)
Querido Santo Padre:

Weil heute Dein Geburtstag ist, Zum Gebustag, Viel Glück!

Porque su cumpleaños es hoy, al homenajeado, mucha suerte!

Nunca pensé que esto de las nuevas tecnologías me permitieran felicitar por su ochenta cumpleaños al Cristo en la tierra, al Siervo de los siervos de Dios, “el abuelo del mundo” como usted mismo se autoproclamó en el Encuentro Mundial de las Familias en Valencia.

Me siento emocionada y alegre de poder celebrar este día tan especial, aunque sea virtualmente, unida a todas las personas que le quieren, especialmente con su familia, sus amigos y sus colaboradores. Porque, a pesar de su “saber pasar desapercibido para que El brille”, todos nosotros queremos acompañarle y desearle una vida llena de felicidad, de alegría y de amor , similar en la medida de nuestra capacidad, al que usted nos hace llegar, día tras día, con esa mirada tímida llena de cariño, con su amplia sonrisa y con sus maravillosas palabras llenas de comprensión, de amor y de valentia que nos tocan el corazón y nos ayudan a volver a empezar en esta maravillosa tarea de hacer que “Cristo reine en la tierra”.

Como dice una canción popular: “En el día de tu cumpleaños, todo lo mejor te debe acompañar, ya que Dios le da esa gracia a solo aquel que sabe amar”.
Por este motivo, esta mañana solo pueden salir de mi boca palabras de agradecimiento, de alegría, de reconocimiento, de amor filial. De tal manera que, desde lo más profundo de mi corazón , le tomo prestadas aquellas palabras que usted nos dirigió en la Fiesta de Todos los Santos: “Dichoso el hombre que da; dichoso el hombre que no utiliza su vida para sí mismo, sino que la entrega; dichoso el hombre que es misericordioso, bueno y justo; dichoso el hombre que vive en el amor de Dios y del prójimo”

Quizás por esto, hoy podemos aclamar a modo de felicitación: ¡Dichoso Benedicto XVI!

No obstante, aprovechando esta maravillosa oportunidad que me brinda Internet, no quiero olvidar algo que para mi tiene mucha importancia .En este momento de intimidad, reflexión y de alegría, le pido con todo mi corazón que me perdone por todos aquellos momentos en que le he fallado defendiendo nuestra fe, por no atreverme a dar la cara como testigo -con mis palabras y mi comportamiento- de hija de Dios, de hija suya.
Y dicho todo esto, no quiero despedirme sin cantarle una canción que seguro le recordaran momentos entrañables de su infancia y juventud. Dice así:

Weil heute Dein Geburtstag ist
Porque hoy es tu cumpleaños

Weil heute Dein Geburtstag ist,
da haben wir gedacht,
wir singen Dir ein schönes Lied,
weil Dir das Freude macht.
Porque hoy es tu cumpleaños/ hemos pensado / en cantarte una bonita
canción/porque ello te hará feliz.

Sogar ein bunter Blumenstrauß
schmückt heute Deinen Tisch,
Wenn Du den Strauss ins Wasser stellst,
dann bleibt er lange frisch.
Incluso un colorido ramo de flores/decora hoy tu mesa,/si colocas el ramo en agua/ entonces permanecerá más tiempo fresco.

Und wenn Du einen Kuchen hast,
so groß wie Mühlenstein
und Schokolade auch dazu
dann lad‘ uns alle ein.
Y si tienes una tarta/tan grande como una rueda de molino,/y con chocolate también,/entonces invítanos a todos.
Y, ¿porqué no esta también?
Wenn Du nun noch ein Schnäpschen hast
und ist’s auch noch so klein,
ein kühles Blondes noch dazu
kannst Du zufrieden sein.
Y si también tienes un aguardientito/aunque sea muy pequeño,/ y además una fría rubia,/entonces puedes estar contento.
Happy Birthday to You...
zum Geburtstag viel Glück...
Hoch soll er/sie leben...
Cumpleaños feliz.../Que viva...

Que Dios le bendiga y lo colme de amor y felicidad. Un beso. Su hija, Reme.

P.D. ¿Quiere saber una cosa? Lo que más deseo hoy, lo que me gustaría regalarle es un corazón lleno de Amor a Dios y a todos los que me rodean, disponible a cumplir Su voluntad con toda mi alma, mi pensamiento, mi vida. Y esto se que lo conseguiré estando muy cerquita de usted, como el perro fiel a los pies de su amo. Gracias por ser como es, gracias por estar siempre a nuestro lado.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris