Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Más seriedad, por favor

Diego Contreras (Sevilla)
Redacción
martes, 17 de abril de 2007, 16:09 h (CET)
Quisiera manifestar mi rechazo por unos hechos ocurridos esta Semana Santa con respecto al hijo del capataz D. Antonio Santiago. Digo esto por que se ha convertido en la figura decorativa más vista de nuestra Semana Mayor, y esperemos que esto no vuelva a repetirse bajo ningún concepto. Es lamentable, tanto por parte de los hermanos mayores que lo consiente como por parte del mencionado chaval, que sea él, un niño de que ni siquiera ha alcanzado la mayoría de edad, quien mande pasos tan señeros como los de la Virgen de la Paz o la Esperanza Macarena, entres muchos otros. Y es lamentable, repito, por dos aspectos fundamentales: primero, por que hay gente mucho más cualificada que un adolescente para llevar un paso, y segundo por que esta actitud dice bien poco sobre la seriedad y la responsabilidad que conlleva sacar una cofradía a la calle, pues se está dejando, por parte de su padre, de cuya valía nadie duda, que palios de la talla de Madre de Dios de la Palma, de una histórica sobriedad, sea guiada por la voz de un adolescente. Este caso del Cristo de Burgos es paradigmático, pues en la entrada del palio de esta querida hermandad se dio la circunstancia de que había tres personas dirigiendo a los costaleros y mandando a veces cosas diferentes y contradictorias. Igualmente, me resultó inapropiado la entrada de la Macarena en la Campana a las órdenes de esta criatura. Así pues, hago un llamamiento para que dichos acontecimientos no vuelvan a repetirse.

Me gustaría dejar claro que no es el chaval quien tiene la culpa de este horror, y me gustaría dirigirme, a quién corresponda, para decir que las cofradías de Sevilla no son una escuela para capataces, que para eso están los ensayos, y que no debería permitirse que un niño desfogue su pasión cofradiera durante una estación de penitencia, que significan mucho para los hermanos de las hermandades de las cuales D. Antonio Santiago es capataz titular, aunque a él parezca no importarle mucho.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris