Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

El consumidor define la económica

Sergio Brosa
Sergio Brosa
martes, 17 de abril de 2007, 09:39 h (CET)
Toda la economía gira en torno a la satisfacción de las necesidades del consumidor. Tales necesidades pueden ser primarias o inducidas, según sean fundamentales para la subsistencia, como la alimentación, la sanidad y la vivienda. A las que se les añade, en el mundo cada vez más civilizado, la educación que, en nuestra latitud, podemos clasificar de menor a mayor, como saber leer y escribir, certificado de estudios primarios, graduado escolar, de educación secundaria obligatoria, bachiller, formación profesional y universitaria. La economía de cada país ha de tender a la satisfacción de todas estas necesidades vitales de forma gratuita.

Las necesidades inducidas, aunque superfluas por contraposición de las vitales o primarias, tales como una televisión de plasma, una piscina privada, vestir a la última moda, o un coche todo terreno, son las que hacen la “vida confortable” y por lo que los consumidores hacen horas extraordinarias –o cosas peores– para poder costeárselas.

Los agentes económicos, entre otras actividades, procuran que se mantenga la buena disposición de los consumidores a seguir con su ritmo de consumo de tales necesidades superfluas, induciéndolas mediante la publicidad.

Son muy importantes parámetros económicos como el índice de construcción de viviendas, la inflación, la producción y los demás indicadores económicos que plasman la situación global de una región y su tendencia económica en el tiempo. Pero al final, lo que cuenta es la tendencia específica de los consumidores a los que va destinada toda la producción de bienes y servicios y el nivel y marcha de las ventas al detalle es un factor crucial en la determinación de la situación económica real. La producción puede ser boyante, pero si los productos manufacturados se amontonan en los almacenes por falta de ventas es que el mercado está descompensado.

La forma en la que se comporten los consumidores será la que determine el comportamiento del mercado y la venta al por menor es buen indicador de ello.

En el primer trimestre de este año, el nivel de ventas ha descendido sensiblemente en EE.UU., de acuerdo con el índice esperado. Así, la adquisición de vivienda no ha crecido a nivel general, con independencia del frenazo en Florida, y el número de licencias de construcción solicitadas ha descendido también. Los consumidores americanos temen un endurecimiento de las condiciones económicas; los tipos de interés crecen y la gasolina puede subir más que sensiblemente, por lo que el mercado al detall se resiente.

En Europa, por el contrario, parece que todo marcha a pedir de boca y los consumidores están confiados en la solidez de la economía de la región y parece que el antecedente de la situación en EE.UU., no preocupa demasiado.

Tal vez se esté haciendo gala de una cierta frivolidad, al considerar que lo que sucede hoy en EE.UU., no tiene por qué suceder aquí mañana, pero en un mundo global como en el que nos hallamos, ya no hay situaciones aisladas, en este contexto. Por lo que una cierta prudencia en el consumo se impone.

Han proliferado en poco tiempo en España, las empresas financieras de microcréditos que en nada se asemejan a los de India, como no sea en su importe, pues allí se trata de facilidades crediticias para la creación de negocios que sean fuente de ingresos sostenibles para la familia y aquí se trata de créditos al consumo.

Los mensajes publicitarios son incuestionables: “dinero para lo que usted quiera”. O “sin tener que dar explicaciones”. O, peor aún “¿No llega a fin de mes?”. Exacto, es lo que necesita alguien que no llega a fin de mes: endeudarse más, en lugar de limitar su volumen de gasto, comenzando por eliminar lo superfluo y seguir en la medida de lo prescindible con otros gastos, sin necesidad de eliminar el chocolate del loro, pues tal vez haya que “desinvertir” el propio loro.

También proliferan los asesores financieros que unifican todos los créditos familiares en uno sólo. Algunos de ellos prometen, luego de su intervención, un pago mensual de la mitad de lo que venía pagando el deudor entre todas las “trampas”. Es lo que se conoce como créditos basura, por la mala calidad de la operación.

En EE.UU., precursores de los microcréditos al consumo o la reunificación de créditos, ya están quebrando y arrastrando en su caída, no tan sólo a entidades crediticias de operaciones basura y a los inversores en bolsa, sino a los propios deudores que han garantizado sus créditos con los bienes personales que verán ejecutadas sus garantías. Lo que significa la subasta de sus casas, coches y ajuar.

Y volvemos al principio. Cuando los estados no han satisfecho con largueza las necesidades básicas de los ciudadanos y entre ellas, la que ha de propiciarles una existencia sostenible, cual es la educación, seguirá sucediendo que los consumidores carecerán de la libertad individual y personal básica para distinguir lo necesario de lo superfluo y acomodarse a vivir dentro de lo que sus posibilidades económicas les permitan y no por encima de ellas. Es un disparate hipotecar la vivienda o ampliar la hipoteca ya existente, para adquirir un coche todo terreno más grande, más potente y más contaminante que el de nuestro vecino. Y sino, al tiempo.

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris