Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Akelarre   -   Sección:   Opinión

Pinocho

Rafa García
Rafa García
@rafagarciak
domingo, 15 de abril de 2007, 09:01 h (CET)
El PP mintió vil y descaradamente entre los días 11 y 13 de marzo de 2004, protagonizando una indecente huida hacia adelante para intentar ganar las elecciones generales. Lo malo para este partido y sus dirigentes fue que el pueblo español no picó en el anzuelo de la manipulación, y que reaccionó cívicamente para expulsar del poder, desde las urn, a los herederos del aznarato.

Inexplicablemente, cuando Rajoy tomó las riendas del Partido Popular, decidió que su guardia pretoriana estuviera compuesta por Ángel Acebes y Eduardo Zaplana. Se apoyó en dos mentirosos, porque mentiroso es quien miente, y quien no dice la verdad. Y en aquellos tristes días de marzo de 2004, los dos habían mentido mucho, sobre todo el primero.

Y a pesar de la evidencia de sus falsedades, han seguido machacando a la opinión pública durante tres años para intentar convertir una mentira en verdad. Han repetido hasta la saciedad sus extrañas teorías sobre la conspiración y sobre la existencia de una trama etarra en los atentados de Madrid.

Pero lamentablemente para ellos, el juicio sobre el 11 – M se está celebrando, y en él ya han quedado claras algunas cosas: Por ejemplo que la dirección del PP sigue instalada en la mentira, y que la nariz de Ángel Acebes ha crecido más que la del célebre Pinocho. La declaración ante el tribunal de los integrantes de la cúpula policial de entonces no dejan lugar a la duda; a media tarde del 11 – M el ex ministro del Interior ya sabía que no había sido ETA. Pero siguió mintiendo.

El pasado siempre vuelve, y esta vez ha retornado para empañar para siempre la hoja de servicios a España del secretario general del Partido Popular.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris