Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Muy mal se nos tenía que dar   -   Sección:  

La selección española nos rompe el corazón

Jorge Dargel
Jorge Dargel
viernes, 13 de abril de 2007, 09:26 h (CET)
La semana pasada España se jugó algo más que dos puntos contra Islandia. Se jugaba la posibilidad de seguir luchando por la clasificación para la Eurocopa del próximo año, que por el momento, lo tiene un poco difícil. Pero lo que más se está jugando, no es algo meramente deportivo, sino espiritual, anímico, llámenlo como quieran. Me refiero a la ilusión de millones de españoles, que con cada evento y con cada `bofetada´ nos seguimos esperanzado con nuestra Selección. Esto es amor y lo demás son tonterías.

Desde que tengo memoria, recuerdo bastantes ejemplos de desilusiones con el combinado nacional. Por citar algunos, el codazo de Tassoti a Luís Enrique en cuartos en el Mundial de Estados Unidos del 94, los penalties en cuartos contra Inglaterra en su Eurocopa del 96, el fracaso en la primera fase del Mundial del 98, el penalti fallado de Raúl en cuartos frente a Francia en la Eurocopa de 2000, la indignación contra un tal `Al Gandul´ y derrota por penalties (falló Joaquín) en cuartos frente a Corea del Sur en su Mundial de 2002, otra eliminación a la primera de cambio en la Eurocopa de Portugal de 2004, y la última `leche´ contra Francia en octavos en el Mundial de Alemania del pasado año.

Después de leer estos antecedentes, me pregunto, ¿cómo nos seguimos ilusionando con la selección española después de tantas decepciones? Creo que la respuesta es clara. Somos unos románticos empedernidos, unos pasionales irracionales, unos masoquistas, unos locos… Sinceramente, el que la persigue, ¿la consigue? Pienso quizás más con el corazón que con la cabeza, pero mi respuesta es sí. Tarde o temprano se logrará otro título internacional, ya que no debemos olvidar que fuimos campeones de la Eurocopa de España en el 64. ¿Qué nos pasa con los temibles cuartos? Es llegar a esta eliminatoria y algo malo le pasa a España. No es por buscar excusas a nuestros fracasos, pero lo que le ocurre a nuestra Selección en esta fase es digno de estudio.

Dejo de lado la mala suerte y demás historias para no dormir y vuelvo al romanticismo. Y es que los aficionados de nuestro equipo nacional tienen mucho mérito y es digno de elogio. Veo a mi padre seguir vibrando y cabreándose con nuestra Selección, pero es que a mí me sucede lo mismo. Papá, ¿por qué sufrimos con España? Podemos ser de un equipo de fútbol o de otro y llevarnos como el perro y el gato, pero cuando `la roja´ sale al campo, nuestras voces se unen para animar al mismo equipo. La selección española es el equipo de todos nosotros y respetando opiniones variopintas, a todos nos gusta que siempre gane. Sí, tienen razón, seguiremos desilusionándonos, pero nos seguiremos levantando, hasta que llegue el día (espero que lo pueda ver) en el que los llantos de tristeza se tornen en alegría por ver a España ganando una Copa del Mundo u otra Eurocopa en color.

Me pueden llamar descabellado por comparar el amor y el fútbol, pero creo que uno y otro van unidos de la mano. Hablar de fútbol es hablar de amor, de fidelidad y de apoyo por tu equipo. Todos, alguna vez, hemos llorado, sufrido, reído por amor. Con el fútbol es más de lo mismo. Alguna vez nos han roto el corazón, pero volvemos a creer en el amor o en nuestro equipo. Y hacemos esto porque sentimos que algún día encontraremos el amor verdadero o el máximo título al que se puede aspirar. Por esto, la selección española nunca caminará sola. Sí, nos ha roto muchas veces el corazón, pero nos vuelve a ilusionar y a enamorar. ¿Y por qué vamos a dejar de luchar por lo que queremos a pesar de los avatares de la vida? La Selección nos debe un poco de amor y algún día llegará, como todo en esta vida.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris