Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Columna de opinión deportiva   -   Sección:  

¡Bienvenido, Hristo!

Juan María Leiva
Redacción
jueves, 12 de abril de 2007, 09:39 h (CET)
Hace no tantos años llegó a nuestra Liga un personaje muy peculiar. Era un completo desconocido pero llegaba con la vitola de ser el máximo goleador de Europa. Johan Cruiff se fijó en él, con muy buen ojo, para que fuera uno de los puñales ofensivos de aquel Barcelona que acabó pasando a la historia como el ‘Dream Team’ y ¡vaya si lo consiguió!.

Aquel joven muchacho búlgaro, Hristo se llamaba, no tardó mucho en darse a conocer en nuestro país. Con una gran calidad en su pierna izquierda, una velocidad eléctrica y un carácter no menos endiablado, pronto se convirtió en una de las atracciones de aquella competición que labraba los mimbres de la que llamarían después, juzgue usted si con más o menos fortuna, ‘Liga de las estrellas’.

Así, con la elástica blaugrana, conquistó cuatro Ligas, una Copa, cuatro Supercopas y la Copa de Europa de 1992. Aquel delantero se convirtió en el corazón de aquel club plagado de grandísimos jugadores como Koeman, Guardiola, Laudrup, Romario, y tantos otros. Y, lo que es más importante, se ganó el cariño de una afición que veía en él un símbolo.

Y es que ese tal Hristo dotaba a aquel conjunto, que ya de por sí jugaba como los ángeles, del nervio y el componente visceral imprescindible para lograr triunfos importantes. Pero este compromiso y el entrar en un terreno de juego con los sentimientos a flor de piel (y esa mala leche), le llevó a nuestro personaje a protagonizar verdaderos escándalos como agresiones a árbitros, trifulcas con los rivales… No se puede ocultar que se ganó, y a pulso, grandes enemistades. Pero Hristo era así… y quien lo pretendiera cambiar iba listo.

Tras su retirada, su sombra no terminó de irse. Los años pasaban pero, su carácter, y su facilidad para decir lo que pensaba, hizo que no dudara en dar su opinión sobre todo aquello que le molestaba. Sobre todo del equipo de sus amores, el Barcelona.

Hoy, tras un paso sin pena ni gloria como entrenador de la selección búlgara con la que tantos éxitos logró como jugador, Hristo vuelve a nuestra Liga. Tiene 41 años y se hará cargo del banquillo del Celta para intentar salvarlo del descenso. Ya no es Hristo, ahora es el señor Stoichkov, pero nadie de aquellos que lo vimos jugar le hemos olvidado. Su capacidad como técnico está por demostrar, es cierto, pero la Liga está de enhorabuena. Una de sus estrellas ha vuelto. El espectáculo está garantizado. ¡Bienvenido de nuevo, Hristo!

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris