Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Comunicar la alegría

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 12 de abril de 2007, 10:51 h (CET)
He recibido de Dios el don maravilloso de la vida y cuando esta vida se termine tengo la certeza de que no volveré a la nada. Dios, el único existente por sí, me ha dotado de conciencia y de razón para reconocerlo y corresponder libremente a sus beneficios con mi amor. Jesús, el Hijo de Dios, que se hizo hombre, vivió como hombre, fue condenado injustamente por los poderes de este mundo, crucificado y muerto, fue resucitado por el Padre.

Su resurrección confirma el sentido de su vida y la de cada uno de nosotros. Dios nos ama y, más allá de la muerte, nos ofrece a todos, fuera del tiempo, una eterna bienaventuranza donde no habrá llanto ni dolor, donde nadie tendrá que sufrir.

Hay mucha gente que no cree en la otra vida, que no cree en Dios, que no tiene más vida que ésta y no consigue llenar sus ansias de felicidad y de infinito. Aunque crea en la ciencia o en el progreso, no podrá encontrar un sentido a su vida más allá de la muerte.

Los que creemos tenemos que anunciar a todos los que no creen, que Dios los ama con amor de Padre y que los espera para premiarles el amor que tuvieran a los demás, a los pobres, a los excluidos, a los enfermos, a los presos, con los que Jesús glorioso se identifica. (Mat.25 ,31-46)

Pero tanto para los que creemos como para los que no creen el problema es que no amemos a los demás, que pasemos de largo junto a quien esté solo, amargado, excluido, pobre, marginado, que busquemos satisfacer nuestro egoísmo a costa de lo que sea, que nos cerremos a la solidaridad.

El que ame será perdonado y recibirá como premio la eterna bienaventuranza y ésta es la alegría que anunciamos a todos. El que no ame y persista en su egoísmo, el que siembre odio o sea incapaz de perdonar, él mismo se condenará.

Este es el anuncio gozoso de la resurrección de Jesús que un año más proclamamos, esperanza para el mundo, salvación para todos.

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris