Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

¿Qué puede hacer el dinero?

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 12 de abril de 2007, 10:51 h (CET)
Un Power Point hace circular por Internet un supuesto precepto chino sobre el dinero, que dice:

El dinero puede comprar una casa, pero no un hogar.
El dinero puede comprar un reloj, pero no el tiempo.
El dinero puede comprar una cama, pero no el sueño.
El dinero puede comprar un libro, pero no el conocimiento.
El dinero puede pagar un médico, pero no la salud.
El dinero puede comprar una posición, pero no el respeto.
El dinero puede comprar la sangre, pero no la vida.
El dinero puede comprar sexo, pero no el amor.

Este precepto chino, según Anthony de Croud, un misionero de África del Sur, ya ha dado 8 veces la vuelta al mundo. Ahora es a ti, a quien traerá suerte. Después de haber recibido esta carta, tú tendrás buena suerte. Esto no es ninguna broma. La suerte vendrá a ti por correo o por Internet. Envía una copia de esta carta a alas personas que realmente necesitan buena suerte. No envíes dinero, porque la suerte no se compra, y no conserves la carta más allá de 96 horas (4 días). La suerte te llegará en menos de 4 días a partir del momento que hayas recibido esta carta, si cumples con lo solicitado en ella. Esto es verdad. Esta misiva ha si do enviada para dar buena suerte. La suerte acaba de llamar a su puerta.

El Power Point de la suerte cita 3 supuestos testimonios que han tenido suerte al cumplir al detalles los requisitos estipulados por su autor. Si ello es cierto, ¿cómo es posible que sigan habiendo tantos pobres y enfermos en el mundo si es tan fácil acabar con la miseria económica y la enfermedad endémica? Sea Anthony Croud, el misionero, o Galvany, la cosa no queda clara en el mensaje, quien envía la carta, lo cierto es que el mensaje es un fraude que se aprovecha de la credulidad y superstición de la gente. No acabo de entender como las personas puedan ser tan cerradas de mollera que crean que la patraña que comentamos pueda ser verdad y que con sólo hacer 20 copias de la carta y enviarlas por correo normal o electrónico, la fortuna llenará los bolsillos y la enfermedad se proveerá de alas para volar hacia otros destinos.
A pesar que el Power Point que hace circular el precepto chino hace mención de la enfermedad, digamos que un 95% lo dedica al dinero, motor que hace mover a la gente. Hasta los niños quieren ser futbolistas famoso para tener abundante dinero y poseer lujosos coches deportivos, acceso a hoteles de gran pompa y otros artilugios que se dice proporcionan la felicidad.

El supuesto autor o autores del precepto chino sobre el dinero saben que cualquier oferta de ganar dinero fácil atraerá a multitudes que quieren enriquecerse sin necesidad de doblar la espalda. Cubiertas las necesidades básicas, ¿de qué sirve tener más dinero del necesario si no es para malgastarlo y destrozar la vida con excesos de todo tipo?

Jesús vino del cielo para traernos noticias fidedignas de lo que hay en este mundo que nos sería totalmente desconocido si no hubiese sido por las pinceladas que nos hace de él. De entrada disipa la duda almacenada en muchos de si la existencia termina o no en la fosa. Acredita que después del sepulcro sigue la subsistencia en una nueva dimensión. Conociendo Jesús la pasión que los humanos sentimos por el dinero y todo lo que sea material aún cuando sea oropel, relata la parábola del hombre rico que no sabiendo en donde guardar sus muchísimos bienes, se dice. “Derribaré mis graneros y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes, y diré a mi alma: alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años, repósate, come, bebe, regocíjate”. Hasta ahora habla el miope para las cosas trascendentales. Se presenta Dios ante este pobre ciego para decirle: “Insensato, esta noche vienen a pedirte tu alma, y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro , y no es rico para con Dios” (Lucas, 12:16-21).

Dado lo precario que es el dinero y su ineficacia a la hora de la verdad, bueno es seguir el consejo de Jesús: “Haceos tesoros que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye” (Lucas,12:33).

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris