Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Muchos frentes abiertos, demasiados

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 12 de abril de 2007, 10:50 h (CET)
Cada día aparecen nuevos indicios, cada día se descubren secretos insospechados y cada día nos asombramos más del punto de desfachatez y doblez que existe en las filas del partido socialista. Si, los que conocemos el paño, sabemos que son capaces de cualquier artimaña para mantenerse en el machito, ellos todavía se esfuerzan más en convercernos con sus contínuos desaguisados. Yo diría –aunque no soy experto en la materia y me reconozco incapaz de desentrañar una trama tan enmarañada, demasiado complicada para uno que no la sigue de cerca– que los nuevos elementos que van surgiendo en el juicio de la masacre del 11–M, no están resultando tan propicios a la versión oficial que nos dieron el señor Zapatero, su ayudante el señor Rubalcaba y la señora Vicepresidenta. Según ellos, todo estaba nítido, no existían dudas y quienes así no lo aceptaban, como el PP, lo que pretendían, a su juicio, no era más que era atacar al PSOE, porque aquellos “no habían asimilado su derrota en las elecciones”. Cuando el señor Diaz Mera se negó, por lealtad a la persona que le había informado, a facilitar el nombre de su confidente al Tribunal. Inmediatamente salieron los socialistas al ataque, encabezados por el Pepito Grillo, o sea, Pepiño Blanco, diciendo que todo había sido preparado por los del PP. Ahora, que el mismo señor Díaz,pasando por encima de sus problemas morales, se ha decidido a enviarle una carta al Presidente del Tribunal, señor Bermúdez, dando el nombre que se le había pedido; inmediatamente ha salido a la palestra el señor Rubalcaba –ya saben: aquel que insistió en que no se negociaba con ETA; el mismo que afirmó, en un principio, que no había muertos en el atentado de Barajas; el que atribuía al PP ser el culpable de una conspiración, por pretender saber la verdad de lo ocurrido en el 11–M; aquel que negó, más veces que San Pedro, el que en el caso de De Juana Chaos se hubiese cedido al chantaje de la ETA; también, recuerden, que en el caso del Gall, siendo portavoz del grupo socialista, se desgañitó acusando a la oposición de inventarse tramas… y ¡ya vieron ustedes cómo acabó la función: Barrionuevo, Vera, Roldán y toda una camarilla de colaboradores en la cárcel, de la que se libró Felipe González porque el PP no quiso hacer leña del árbol caido –. Pues bien, este señor, que tan acostumbrado está a salvarle los muebles a su partido, ahora, que ha visto que el señor Diaz Mera se ha decidido a facilitar sus fuentes, ha arremetido contra él acusándolo de mentiroso, negando que existiera documento alguno que relacionara el atentado del 11–M con ETA. Puede que tenga razón o puede que alquien los haya hecho desaparecer, sustituyéndolos por otros falsificados – recuerden aquellos documentos oficiales que fueron rectificados con tipex, si, aquellos de los que se valió Garzón para empapelar a los peritos (saltándose a la torera las competencias) y que, posteriormente, dieron lugar a que otro juez empapelase a los policiás que habían cometido la falsificación, exhonerando de toda culpa a los peritos. Razón –, pero también puede que, como acostumbra a hacer el señor ministro de Interior, nos quiera dar gato por liebre.

En cualquier caso, parece que, últimamente, se les están torciendo a los socialistas sus tácticas y, desde hace un tiempo, les empiezan a salir goteras en su tejado. Observen, si no, cómo se están oponiendo a que el señor Conthe, presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, pueda comparecer en la comisión parlamentaria para explicar las causas de su dimisión. Lo malo es que algunos de sus lacayos de siempre, de los nacionalistas e Izquierda Unida, que siempre les han apoyado para sacar tajada de ello, cuando empiecen a oler a naufragio, como les ocurre a las ratas de los buques, abandonarán la nave para refugiarse en sus madrigueras. No se extrañen, pues, de que pueda haber deserciones si las cosas se empiezan a poner mal.

Demasiados secretos, demasiadas mentiras, demasiadas trapisondas, demasiadas acusaciones hacia la Oposición que, por otra parte, no hace más que cumplir con su obligación de sacar los trapos sucios de los cajones del Gobierno. La ciudadanía les está dando más cuerda de la que se merecen pero, si sus coqueteos con ETA siguen sin dar los frutos que ellos esperan; si sus trapicheos económicos (la OPA de Acciona y Enel), a pesar de las afirmaciones absurdas del señor López Garrido, siguen erosionando la credibilidad de la solvencia de nuestras instituciones económicas, y el juicio de los sucesos del 11–M nos da alguna sorpresa, cosa casi milagrosa teniendo en cuenta la demencial instrucción llevada a cabo por el juez Del Olmo con ayuda de la fiscal; puede que, hasta los más acomodaticios, los más confiados en las virtudes del socialismo y los más despistados, se lleguen a dar cuenta de que estamos en el mal camino. Sería conveniente que ya lo hicieran porque, en caso contrario, tendremos que creer que en España ya no quedan más que progres, nacionalistas, incautos e insensatos. Me niego a admitirlo.

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris