Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un auténtico principio de subsidiariedad

Jesús D. Mez (Gerona)
Redacción
jueves, 12 de abril de 2007, 23:35 h (CET)
Los actuales partidos, autodenominados progresistas, tienen como obsesión la imposición de la ideología de género a toda la sociedad, por ello hay segmentos de la sociedad que consideran claves para conseguir este fin, entre ellos están la educación y la familia, por eso, uno de los frentes de la tenacidad combativa es la educación, curiosamente personificada por los sindicatos (siempre hemos pensado que la función de estos era la defensa de los trabajadores y no la de ser correa de transmisión de ciertos partidos), les lleva desde hace un puñado de años a plantear batallas legales cuando un centro concertado apuesta por la educación diferenciada, porque creen éstos últimos que los rendimientos académicos y de madurez de la persona es más conveniente y adecuada, y que, por tanto, se obtienen mejores resultados que cuando la educación es mixta.

De este modo, en el transcurso de los últimos años, los sindicatos que han querido apreciar el carácter discriminatorio de la educación diferenciada y han acudido a la justicia, obteniendo sentencias negativas en los Tribunales Superiores de Justicia de las diversas Comunidades Autónomas o en la Audiencia Nacional. A estas sentencias, se ha de agregar una más, la del Tribunal Supremo que, apoyándose en la Convención de la UNESCO de 14 de diciembre de 1960, ratificada por España, que no aprecia motivo de discriminación en la educación separada, en el obligado cumplimento de esos tratados para el Estado Español y en la conformidad con la Constitución Española, que prevé la financiación pública, vía conciertos educativos, de la enseñanza diferenciada impartida por centros privados, reconoce el derecho de los padres a elegir la educación para sus hijos y garantiza la libertad de creación de centros docentes con derecho de los titulares a definir su carácter.

Esperemos que las continuadas sentencias sirvan para que se reconozcan los derechos y se permita la diversidad, tan necesaria en educación como en cualquiera de las otras actividades humanas y que, de una vez por todas, los partidos dejen hacer a la sociedad civil en todos aquellos asuntos en los que puedan desarrollarse por si misma, en otras palabras, que de una vez por todas se viva un auténtico principio de subsidiariedad.

Noticias relacionadas

Prensa, TV y radios catalanas apoyan el 1ºO

Iglesias alienta la consulta y Sánchez juega a dos barajas

El momento de la tenebrosidad en escena

Andamos crecidos de falsedades. Nos desbordan

Canta y no llores

Tenemos aun latente un tremendo suceso al que no se le está dando la importancia que tiene, perdido entre tanto dolor e incomprensión

Cuando los filósofos caen en el separatismo

Algunas personas venderían su alma al diablo por un minuto de fama

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris