Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   A Aro pasado   -   Sección:  

Lietuvos Rytas, el último escollo

Antonio Martín
Antonio Martín
martes, 10 de abril de 2007, 11:32 h (CET)
El final del camino ha llegado para el Real Madrid en Europa. Y, por curiosidades de la vida, su rival de mañana en la final de la Copa ULEB, que se disputará en la ciudad belga de Charleroi, será el Lietuvos Rytas, el equipo al que se enfrentó el bloque madrileño en el Trofeo Raimundo Saporta-Fernando Martín el pasado 17 de septiembre. Ambos equipos se encontraban entonces en plena pretemporada y, aunque ambos han sufrido algunas modificaciones en torno a la plantilla, a buen seguro que Joan Plaza, el técnico del Real Madrid, tiene más que estudiado éste y otras decenas de partidos del conjunto lituano.

El Madrid tumbó al Lietuvos por 88-78, pero el partido de mañana será una historia bien diferente. Los blancos se juegan muchísimo en Charleroi, más allá de la consecución del título. Hay en liza prestigio. El Madrid debe corroborar esa sensación que tenemos muchos de que el 'gigante' ha despertado y alzarse con este título, que ya se escapó en abril de 2004 frente al Hapoel de Jerusalén. Sería la prueba definitiva, ya que los indicios vienen advirtiendo desde principios de temporada del potencial de esta plantilla.

¿Qué argumentos tiene el rival del Madrid para hacerle frente? Se trata de un conjunto equilibrado, donde el base estadounidense Kareem Rush es el referente. Hay que resaltar el trabajo del ala pívot brasileño Joao Batista, máximo anotador global de su equipo en la competición europea. Otros hombres que los de Joan Plaza deberán atar en corto son Andrius Slezas, el pívot australiano Matt Nielsen y al enorme Zukauskas, de 2,16 de altura. Pero realmente la estrella y líder de este equipo es Rush, que promedia casi 18 puntos por partido desde que llegó al equipo justo a mitad de la competición. Y aún me dejo en el tintero los nombres de Stelmahers y Delininkaitis. Así que, como pueden apreciar, fácil no lo tendrá el representante español en la final de la ULEB.

La clave del encuentro estará, como casi siempre, en el acierto de Louis Bullock de cara al aro. Si este factor se da, el Madrid tendrá más cerca la victoria. El Madrid sabe que contará con la garra de Felipe, la inteligencia de Raúl, la lucha de Hervelle en su país natal... pero mantiene ciertas incógnitas, como la irregularidad en el lanzamiento de Charles Smith. El martes es un día clave para la recuperación histórica y psicológica de este equipo. La Liga ganada en el campo del Tau pareció abrir una vía de esperanza para la estabilización de la sección, pero Florentino Pérez, que prometió grandes fichajes a diestro y siniestro, se encargó de llevar al traste tales ilusiones. De mañana depende un título, un pase a la Euroliga y un baño de confianza para este equipo en vistas al último tramo de la temporada. Con la Semana Santa ya a cuestas, los blancos buscarán que el martes sea el de la Resurrección.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris