Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

Siempre queda poner el apetito en otra oveja

Pelayo López
Pelayo López
martes, 10 de abril de 2007, 10:05 h (CET)
No me lo creo. No me creo que el lobo se haya convertido de la noche a la mañana en oveja, y, encima, lo reconozca abiertamente, en público, con el consiguiente descrédito que puede suponer para su fachada de reputada imagen, y lo haga, además, con la máxima resignación posible. No me lo acabo de creer. Puede que sea porque, en este caso, la piel de cordero no acaba de caerle bien, de favorecerle, al lobo en cuestión. Y no me lo creo, tampoco, porque quien lleva meses nadando para intentar llegar a la orilla, desista, y deje caer los brazos, cuando estaba más cerca que nunca y casi rozaba tierra firme con la yema de los dedos.

El rostro identificador del Monopoly es afable, incluso bonachón, y, al fin y a la postre, lo que pretende es hacerse con el mayor número de manzanas posible. Este mismo espíritu, puedo suponer, es el que inunda todas y cada una de las acciones de los protagonistas de este cuento de nunca acabar. E.on, Gas Natural, Enel, Acciona, Caja Madrid… todas y cada una de estas empresas buscan crecer, y eso suele implicar, casi siempre, hacerlo a costa de las demás. Aquello de que el pez grande se come al chico, tampoco es la única norma, así que, en ocasiones, ocurre todo lo contrario y, manejando su destreza, consiguen sacar su rendimiento absoluto y comerse al grande, eso sí bocado a bocado que no cabe a la primera. La energética alemana –los germanos tienen cierta fama en esto de los negocios, y en general también- depositó hace meses sus esperanzas de crecimiento en nuestro país, concretamente, en nuestra mayor y más próspera eléctrica. Paso a paso, consiguió desbancar al primero de sus adversarios, y, haciendo encaje de bolillos por delante y por detrás, léase de cara al público y también en la trastienda, logró situarse en la posición más favorable.

Sin embargo, la entrada en escena de nuevos personajes imposibilitó, en un primer momento, el feliz enlace para algunos, y, finalmente, parece que la ruptura ha sido, en algunos aspectos, definitiva. Llega a tal punto lo extraño de cualquier tipo de negociación que, ahora, resulta que la alemana se ha dejado por el camino aquellas primeras esperanzas en beneficio de la alianza Enel-Acciona. Que la unión hace la fuerza no es algo nuevo, y puede que, cuando se peca de prepotente, el tiburón termine siendo la presa. No obstante, toda estrategia puede ser bienvenida si la dicha no es buena para tornar el rumbo y que la marea haga más fácil nuestro navegar. Ya se sabe, aunque no sea lo mismo y sólo sea el segundo plato, y eso a nadie le gusta, siempre queda poner el apetito en otra oveja.

Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris