Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Tratados como lo que son

Antonio Valencia
Antonio Valencia
lunes, 9 de abril de 2007, 10:12 h (CET)
Esta semana de competiciones europeas de fútbol ha venido marcada, sin duda, por los incidentes que las hinchadas inglesas han generado en dos de sus desplazamientos. Hace tiempo ya que estamos acostumbrados a estas cosas, pero no al enfoque que desde las Islas se le está dando en los últimos tiempos a este asunto.

Los incidentes más graves sucedieron en el Olímpico de Roma, donde la afición del Manchester United se las tuvo tiesas con los carabineros. Antes del partido hubo también los clásicos incidentes entre seguidores italianos e ingleses, como en casi cualquier duelo entre equipos de estas nacionalidades.

También hubo incidentes, si bien mucho menores, en Sevilla, donde se temía que los hooligans del Tottenham arrasaran hasta con la "madrugá". No fue para tanto, pero en el estadio la Policía tuvo bastante trabajo con gente que no podía ni andar de lo que se había bebido, así que no digamos ya ver un partido.

Lo que sí es novedoso es, como decía antes, el tratamiento de estas situaciones desde el Reino Unido. Los hinchas británicos, respaldados con la boca pequeña por el gobierno de Tony Blair y con la boca más grande por los tabloides (como es costumbre, por otra parte), se quejan de las condiciones de los estadios europeos y de cómo son tratados por la Policía cuando se desplazan a la Europa continental. Arguyen que, si algo como lo de Roma pasase allí, sus clubes serían sancionados como lo fueron tras la tragedia de Heysel.

Estos comentarios ya sonaron en la anterior eliminatoria de UEFA, en el Osasuna-Rangers, donde también hubo incidentes. Pero no hay que olvidar que los estadios españoles en general (y también el Olimpico de Roma) cumplen con las normas de seguridad de la UEFA, al igual que los británicos, de modo que el problema, claramente, está en los hinchas.

Y es que el sentido común dicta que si cientos de hinchas borrachos como cubas entran a un estadio de fútbol, las posibilidades de que no haya incidentes son aproximadamente las mismas de que Malta gane el Mundial. Y las policías europeas les tratan como lo que son, individuos peligrosos para las sociedades que visitan. Esto es lo que no se quiere reconocer desde el Reino Unido. Cuando se den cuenta de lo que exportan (si es que no lo saben, que parece imposible) quizá comprendan algo. Hasta entonces, sólo cabe esperar que no toquen equipos ingleses en los sorteos.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris