Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Precio del pecado

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
domingo, 8 de abril de 2007, 22:59 h (CET)
Toda trasgresión consciente y voluntaria contra la Ley de Dios, se denomina pecado. Será pecado mortal, cuando por efecto del mismo se rompe la amistad del alma con Dios, se pierde la gracia santificante y se produce la muerte espiritual del alma. Para ello se necesita materia grave, obrar con plena conciencia y deliberación.

Si falta alguna de estas condiciones :no se dará nunca pecado grave, sino venial.

Ahora bien, todo pecado mortal conlleva además de la pérdida de la gracia divina, la carencia de paz interior. Consecuencias del pecado mortal son: la tristeza, la desazón y el remordimiento. Hay quien dice que hay que rechazar el sentido de culpabilidad. La experiencia nos dice que todos los humanos lo tenemos inscrito en la propia conciencia que muchas veces tratamos de acallar para que no nos moleste.

Dios lo permite para sacar bien del mal. No es buen camino el permanecer en el mal buscando justificaciones o disculpas, sino humillarse ante Dios y con sencillez pedirle perdón por nuestras debilidades. El rezo del Señor mío Jesucristo, es el bálsamo mejor para recobrar la paz hasta el momento de descargar nuestra alma en el sacramento del perdón, por el cual recibiremos el bien inapreciable de la paz interior.

Nunca olvidemos que el bien o el mal que hacemos, más pronto que tarde, nos pasará factura y nada compensa el dejarse llevar por la tentación.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris