Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Vale la pena!

Carmen Ramírez (Vélez-Málaga)
Redacción
sábado, 7 de abril de 2007, 10:00 h (CET)
Hoy es un Día Grande dos años después de su muerte, se cierra también la fase final de su causa de beatificación, estamos en la recta final de lo que hace dos años pedía la gente que se encontraba en la Plaza de San Pedro el día de su muerte, ¡santo súbito, santo ya!

El huracán Woytila, sigue haciendo de las suyas allá en el cielo. Entre tantísimo milagros que ha hecho, se han estudiado 130 y de entre ellos se ha destacado la cura repentina de una monja francesa curada de Parkison, la que hemos visto en los medios de comunicación dando fe del milagro que Dios, por intercesión de Juan Pablo, ha obrado en su vida.

El Papa que pedía que se le corrigiera si se equivocaba. El Papa que nos quería quitar el miedo de amar a Jesucristo, ¡abrid las puertas a Jesucristo! Toda su vida fue un ejemplo de amor a la cruz a la que se abrazó desde el primer momento, y abrazó también la cruz de la humanidad. “Cristo es mucho más que cualquier líder político, de este mundo”, nos decía. “Cristo nos ayudará a encontrar el amor verdadero”. Su mirada penetrante, que nunca olvidaré: “Dejar que Cristo reine en vuestros corazones”, “No tengáis miedo a ser santos” “Se puede ser moderno y creer en Jesucristo”.

Verdaderamente vale la pena apostar por Cristo, que nos ha enseñado dar la vida por el hombre, vale la pena porque el hombre es un ser hecho a imagen de Dios. Y vale la pena luchar por no perder nuestras raíces cristianas, de la que somos hereditarios. Y vale la pena seguir los consejos que nos daba a la despedida de su ultimo viaje a España, cuando nos decía: “Os llevo a todos en mi corazón, hasta siempre España, tierra de María, no lo olvidéis”. Vale la pena seguir luchando por todo esto, aunque hoy, Jesucristo y su Madre Santísima estén tan maltratados, por algunos que no conocen o no quieren conocer a Dios. Y, porque ¡vale la pena! seguir a Cristo, así se lo empiezo a transmitir a mis hijos, aún muy pequeñitos, pero que ya Jesucristo y su Madre Santísima forman parte de sus vidas.

Noticias relacionadas

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza

Rajoy da alas a los separatistas

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris