Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Semana Santa para creyentes de toda la vida

José García Rubio
Redacción
viernes, 6 de abril de 2007, 13:20 h (CET)
En las fiestas de Semana Santa miles de personas acuden a los distintos actos que se celebran tanto en las calles cómo en los oficios dentro del recinto de la Iglesia. Los creyentes de toda la vida simplemente creen y no se preguntan a sí mismos qué es lo que creen en definitiva.

Veo más claro que nunca, que nosotros los hombres a menudo no nos conocemos a nosotros mismos, simplemente actuamos sin cuestionarnos. Al fin y al cabo yo era espiritualmente perezoso. Aunque quería seguir a Jesús de Nazaret no era consecuente con ello, porque no conducía mi vida orientándola a lo que enseñó Jesús. Sí que de vez en cuando encontré en los evangelios que el Espíritu de Dios está en mí, pero seguí tan ciego como antes a pesar de los estudios teológicos y de muchos años de párroco en una Iglesia.

Permanecía ciego, sin medida propia. Claro que después de algunas reflexiones pude llegar a conclusiones cómo que las enseñanzas de la Iglesia que eran ante todo "los dogmas y las costumbres o tradiciones", me ponían muy triste y más tarde comprendí que no coincidían con las verdaderas enseñanzas que Jesús nos enseñó, pues El nos hizo ver que nosotros- cada hombre- somos el templo de Dios- y que el Espíritu de Dios vive en el interior de cada uno de nosotros; que Jesús, el Cristo, no impuso sacerdote alguno, ni tampoco Jerarquía eclesiástica alguna, y que El ni iba a la Iglesia, ni creo ninguna Iglesia. Estas experiencias internas me ayudaron a indagar en mi mismo y a reconocer paso a paso que el camino que la Iglesia nos ha trazado y sigue trazando es llevar al pueblo a una tradición que le impide a las personas ir a su interior y reconocerse ahí con su Padre, Dios.

La Iglesia no sólo no ha despertado ésta unión directa con Dios, no sólo no la ha mantenido viva y la ha fomentado, sino que sistemáticamente la ha impedido.

Entre cada hombre y Dios se ha interpuesto la misma institución de la Iglesia, sus credos, dogmas, distintas teologías, ritos, tradiciones, sus, al parecer, imprescindibles sacramentos, sus supuestos mediadores, los párrocos, sacerdotes y para colmo el supuesto representante de Cristo en la tierra.

Me costó varios años comprender y sentir que no rompía con Dios si rompía con la Iglesia, con sus jerarquías y con mi sacerdocio, puesto que a consecuencia de todo esto ya no es posible sentir ni captar. Parece una contradicción, pero es una realidad que todo esto lo que hace en definitiva es apartarnos de Dios mismo, de nuestro Padre, El mismo que no se ata a institución alguna, que no se puede encerrar en una urna, que es el Creador de toda forma de vida y que está más cerca de nosotros que nuestro propio aliento.

El hombre se agarra a la brizna de hierba que se ofrece en lo externo como ancla de salvación: cree en las promesas de salvación de aquellos que toman la palabra "Cristo" en los labios y fingen servir a Dios y a los hombres.

Incluso cuando nos atemorizan con la condenación eterna, el creyente fiel, no llega a plantearse que El Dios del Amor, nuestro Padre, nunca enviaría a su hijo a un lugar de sufrimiento del que no pudiera regresar jamás. El es la Unidad eterna.

Después de 2000 años Jesús tiene que estar colgado aún en la cruz porque los escribas y fariseos actuales así lo quieren ya que es su tradición. ¿Por qué razón iban a cambiar los fariseos y escribas en el transcurso de 2.000 años? Posiblemente se han vuelto sólo más hipócritas porque ahora tiene un disfraz llamado "cristiano" pero siguen manteniendo la tradición: En aquel entonces gritaban "Crucifícale" y en la actualidad, ¡Dejadle crucificado!.

Lo que fue en aquel tiempo no es hoy muy diferente. Se puede seguir llamando Iglesia Católica porque nadie se lo impide, pero no puede figurar como enseñanza cristiana que sigue a Jesús el Cristo.

Por favor, por encima de todo, seamos veraces con nosotros mismos y con los demás.

____________________

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris