Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Merecer un Premio Nobel

Antonio García-Palao
Redacción
miércoles, 4 de abril de 2007, 19:50 h (CET)
Ya está bien de acusar a los defensores de los animales y ecologistas de no preocuparse de otros problemas como el hambre en el mundo, la miseria, la muerte de niños y de indigentes, etc. ¿Es que van a tener que declarar públicamente los recursos que cada uno dedica también a apadrinar niños, las actuaciones y donativos solidarios que realizan a lo largo de su vida o las limosnas que generosamente entregan en la calle?

El evangelio dice que cuando hagas caridad, tu mano izquierda no ha de saber lo que hace tu derecha, y también dice que antes de ver la paja en el ojo ajeno mires la viga que tienes en el tuyo.

¿Acusarías a tu propio hijo de hipócrita si se apiadase de un animal que sufre?. ¿Acaso no es compatible dolerse con el sufrimiento de personas y animales a un tiempo?.

El Dr. Albert Schweitzer, (1875-1965) Premio Nobel de la Paz, médico, misionero, filósofo, músico y teólogo dijo: "Hasta que no extendamos nuestro círculo de compasión a todos los seres vivos, la humanidad no hallará la paz", y escribió: "El respeto por la vida, como resultado de la contemplación en la propia voluntad consciente de vivir, conduce al individuo a vivir al servicio de la gente y de cada criatura viva".

No son sólo los sádicos maltratadores de animales, que ¡vaya si los hay!, los que hacen este tipo de acusaciones contra los defensores de animales, sino los que simplemente se duelen cuando se aboga por el final de las "tradicionales" y crueles corridas de toros o cuando un vegetariano, como el Dr. Schweitzer, procura vivir con el menor perjuicio posible para otra vida.

Al contrario de lo que alegan mezquinamente los que pretenden desviar la mirada, suya y ajena, ante el maltrato animal, sólo es posible llegar a tomar parte activa en esta causa universal desde el amor, admiración, respeto y compromiso con la vida en todas sus manifestaciones. Sólo así se llega a merecer un auténtico Premio Nobel.

Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris