Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Crítica   -   Sección:  

Soledad, angustia y desesperación

Jorge Gutiérrez G.
Redacción
lunes, 2 de abril de 2007, 22:00 h (CET)



Frank Kafka



Despierte, mírese bien, es usted un insecto, una cucaracha para ser más preciso, de un tamaño más que considerable; sus patas se mueven descontroladas, su nuevo cuerpo no le obedece, aún no lo controla. Se encuentra usted en la cama tumbado, se podría decir si siguiese siendo humano, que se encuentra boca arriba. Sus numerosas patas continúan su desobediente movimiento y usted tumbado sobre su concha o parte dura de la espalda, no puede levantarse, observe a su alrededor, ¿se reconoce? Es usted Gregorio Samsa y acaba de sufrir una metamorfosis.

Franz Kafka nació en Praga en 1883 y murió en 1924, su padre era comerciante y para con su hijo era un tirano, frente a esta tiranía estaba solo pues su madre –Julia Löwy-, indiferente ante esta situación, no le protegía y permaneció indiferente ante la prepotencia de su marido. Su padre en su ansia por el ascenso social, no educó, pese a su procedencia judía, a Franz Kafka en el judaísmo; así Kafka se forjó en la cultura alemana y se doctoró en derecho. Franz Kafka no tardó, en contraposición a su padre, en interesarse por la cultura judía, Kafka abrazó su cultura materna y el sionismo.

Al morir, y tal como formuló Franz Kafka en su testamento, Max Brod debía destruir todas las obras de Kafka, éste ignora el deseo de su amigo y gracias a eso se publican póstumamente sus obras. Entre ellas están El proceso (1925), El castillo (1926), América (1927).

En La metamorfosis vemos los elementos característicos de la obra de Kafka, Gregorio Samsa es comerciante, la angustia vital le invade pero no por el cambio de cuerpo, sino que ésta se produce por el hecho de que en su nuevo estado no puede ir a trabajar y por tanto no podrá mantener a su familia, que depende económicamente de él.

Kafka presenta una situación extraordinaria como cotidiana y lo cotidiano como extraordinario, sin la más mínima muestra de sorpresa; se sirve de símbolos, recurrentes en sus obras. En La metamorfosis observamos un uso continuado del numero tres -tres puertas, tres familiares, tres criadas, tres cartas, tres inquilinos…- que tiene una tendencia lógica, la habitación reducida de Samsa y el constante abrir y cerrar de las puertas lleva a la angustia vital, la inadaptación, la soledad de Gregori que una vez metamorfoseado pierde su papel en la familia, y es apartado de ese conjunto pues se convierte en un añadido sin importancia, que terminan por deshumanizar y repudiar, también observamos altibajos en el estado familiar, del que Samsa es ajeno, un extraño.

Gregori Samsa sufre en sus carnes una alienación, con su grupo familiar como el individuo lo sufre en la sociedad. La metamorfosis es un relato sin respuestas, es en sí mismo una pregunta, que según se conoce su respuesta, está deja de ser respuesta para convertirse a su vez en más preguntas, aún más complicadas que la inicial. Estas preguntas versan sobre el ser, el individuo, sobre la sociedad que tan laberíntica resulta a los ciudadanos.

Kafka refleja en sus obras la desesperación de su tiempo, la angustia existencial que asolaba a Europa en los prolegómenos de una de las grandes crisis de la humanidad. Gregori Samsa es todos los hombres y su familia todas las familias que conforman la sociedad que destierra al individuo. Un individuo desterrado que no encuentra soluciones ni hoy en día, pues sigue latente el sentimiento de desarraigo que aflora en la fiebre consumista de la sociedad occidental, en la que el individuo no es sino un comprador potencial, mano de obra; una sociedad sin sitio para los alienados que vean los fallos de un sistema laberíntico y burocratizado, un laberinto para el que vive el hombre, quedándole solo a éste, y siempre dentro de la masa: desesperación, angustia y soledad.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris