Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

¿Para qué Irán provoca una guerra?

Piotr Goncharov
Redacción
martes, 3 de abril de 2007, 22:17 h (CET)
Cada vez aparecen más pruebas de que a lo largo del año, Irán atiza la tensión militar en torno a su programa nuclear.

De ello dan fe las recrudecidas declaraciones de altos cargos políticos y militares iraníes cuando se trata del programa nuclear iraní; las incesantes exhibiciones del poderío militar para hacer entrar en razón a “los enemigos de Irán”; el desafiante rechazo de las recomendaciones de la AIEA y del Consejo de Seguridad de la ONU de reanudar las negociaciones y, por último, la detención por las fuerzas navales iraníes de 15 marineros británicos en vísperas de la aprobación por la ONU de una resolución que contempla recrudecer las sanciones contra Irán.

Los expertos coinciden en que con la elección de Mahmud Ahamdineyad presidente de la nación, Teherán corroboró sus pretensiones de líder regional. Baste con traer a colación la exigencia de reconocer a Irán como “superpotencia regional”, formulada por Ahmadineyad a la comunidad internacional hace más de un año. Irán dio prioridad al desarrollo de las tecnologías nucleares y optó por una dura retórica antiisraelí para ganarse las simpatías populares de todo Oriente Próximo.

Teherán tampoco disimulaba sus intenciones de mermar el prestigio de Norteamérica en el mundo árabe. Las autoridades iraníes estaban seguras de que EEUU se atascó en Irak y Afganistán hasta tal punto que no osará meterse con Irán. Era una situación ideal para presentar al “Gran Satanás USA” como mero espantajo.

Pero Teherán sobreestimó sus posibilidades. La política antiisraelí y antiyanqui no cosechó el apoyo incondicional de las calles árabes que ambicionaban los dirigentes iraníes. Por si fuera poco, Washington de repente adelantó una nueva estrategia regional, de acuerdo a la cual ya no toleraría la “intromisión” de Irán en los asuntos de los Estados colindantes. En Teherán se dan perfecta cuenta de que el decantado expediente nuclear iraní puede servir de un comodón (pretexto) para poner en práctica “la nueva estrategia” de EEUU, más aun que Washington ya destacó en el Golfo Pérsico 4 portaviones con buques sus de escolta.

Nadie pone en entredicho el legítimo derecho de Irán de desarrollar la energía atómica con fines civiles, pero Teherán da una interpretación demasiado libre a las cláusulas del Tratado de la No Proliferación Nuclear, especulando con la presunción de la inculpabilidad, silenciando que el TNP considera inevitable la creación del arma nuclear si se dispone de todos sus componentes. La comunidad internacional duda de que Irán resista la tentación de crear su propia arma nuclear, ya que no puede darle a la AIEA una explicación razonable respecto al objetivo del desarrollo de sus tecnologías nucleares.

Mientras, con la detención de los marineros británicos Teherán parece haberse llevado un chasco. El Consejo de Seguridad de la ONU aceptó el desafío de Irán y por primera vez aprobó por unanimidad la resolución sobre el recrudecimiento de las sanciones. Una llamada de atención para Teherán, que debería de dejar sus juegos con el fuego.

Noticias relacionadas

Cuidado con los que buscan pescar en aguas revueltas

Al socaire de la revolución independentista catalana, la izquierda extrema busca su propio golpe de Estado

La experiencia filosófica

Se entiende por experiencia un modo de conocimiento que se basa en la percepción

Sus adicciones irán con usted después de su muerte

Ningún ser humano sabe cuándo llegará su última hora

Los demonios son más listos que nosotros

Ellos juegan en los dos lados del tablero de nuestros enfrentamientos y consiguen su propósito: que nos odiemos.

Odio a lo español y niños como ‘escudos humanos’

Este que escribe cursó la semana pasada un escrito argumentado a la ONU y a UNICEF la utilización de los niños catalanes como ‘escudos humanos’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris