Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   Primera división / Jornada 28   -   Sección:   Fútbol

La ley del mínimo esfuerzo vale a los de Capello (1-2)

Fútbol rácano y juego espeso valen tres punto y seguir en la lucha por la Liga a los merengues
Redacción
lunes, 2 de abril de 2007, 01:03 h (CET)
Aplicó el Madrid la ley del mínimo esfuerzo y les llegó, por los pelos pero les llegó. El Celta quiso el partido, renunció a la racanería de otras citas y no se echó atrás. Quizá se haya arrepentido Vázquez cuando se llegaba al final de encuentro. El Madrid por su lado no mandó ni dominó a su rival, estuvo a su merced durante demasiado tiempo.

FICHA TÉCNICA
1- Celta: Pinto (2), Ángel (3), Lequi (1), Contreras (1), Placente (1), Iriney (2), Oubiña (3), G. López (2), Nené (2), Bamogo (2), Baiano (2)
2- Real Madrid: Casillas (2), Salgado (1), S. Ramos (2), Helguera (2), Torres (2), Diarra (1), Gago (1), Raúl (1), Guti (1), Higuaín (1), V. Nisterooy (2)
Cambios : Robinho (2) por Raúl (min. 59), Nuñez (1) por G. López (min. 70), Perera (1) por Bamogo (min. 73), Emerson (1) por Gago (min. 73), Mejía (-) por Salgado (min. 81)
Goles: V. Nisterooy (min. 27), Ángel (min. 45), Robinho (min. 81)
Árbitro: Alfonso Pérez Burrul (Colegio Cántabro) ( 0/3). Amonestó en los locales a Pinto (27’), Ángel (28’), Iriney (36’), Nuñez (84’), Lequi (87’). El equipo visitante a Gago (22’), Míchel Salgado (64’), Diarra (69’), Helguera (88’) y expulsó a Guti por doble amarilla (89’ y 90’)
Incidencias: 22.000 espectadores en el estadio Balaídos. Terreno de juego en buenas condiciones.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: Las ganas del Celta
El Celta puso mucho sobre el terreno de juego. Dispuso de muchas ocasiones y el propio Capello reconoció que el resultado más justo habría sido un empate.
Lo peor: Guti
Se sacó del partido en una acción más propia de un niño caprichoso que de un profesional. El medio madrileño demostró que no está a la altura cuando se pierde en acciones como la ocurrida a falta de escasos minutos para el final del encuentro.
El dato: Sólo una victoria encasa en lo que va de Liga.
Feo lo tiene el Celta si no levanta pronto la mala racha que le asedia en los partidos caseros.
Ricardo Pardo / Vigo

Los celestes pusieron las ganas y el juego, el resultado corrió por cuenta del Madrid, especialista en sacar petróleo de terrenos estériles. Arriba lo de siempre. El holandés V. Nistelrooy fuel el encargado de hacer de mago y sacarse un penalti de la chistera que nadie, excepto Contreras, sabe de dónde salió.

Se esperaba el Madrid grandioso que achicó hasta casi ahogar al Barcelona jornadas atrás, pero no vino. Ese Madrid nació y murió en Barcelona. A Vigo viajó el rácano, al que no le gusta jugar, o peor aún, no sabe. Incomprensible la inoperancia de sus medios, teóricos creadores, transformados en destructores, pero del juego de su equipo. Incapaces de dibujar un pase vertical se encomendaron a un Guti al que le costó aparecer y terminó por borrarse del encuentro en los minutos finales en una acción muy propia del infantil que lleva dentro y saca en demasiadas ocasiones. Raúl, el otro del que se esperaba que se echara el equipo a las espaldas, dijo “no” muy temprano al partido y se limitó a mantenerse escondido, apareciendo esporádicamente en alguna disputa en el medio campo. Van Nisterooy hizo lo suyo. Una incursión robada y penalti. Robinho apareció en la segunda parte desde el banquillo. Entró y le dio algo más de profundidad y una punta más de velocidad. No demasiado la verdad, pero lo suficiente para cazar en otra jugada desafortuna de la zaga celeste un balón de tres puntos.

Llegaban ambos conjuntos con la necesidad imperiosa de ganar. El Madrid para no descolgarse de la cabeza y el Celta para no precipitarse en la cola. Disponían para ello ambos entrenadores sus onces más lustrosos que las circunstancias les permitían. Sin reservas en el verde, prometía la tarde un encuentro cuanto menos apasionado.

El partido comenzaba tan rápido como impreciso. Nervios por ambos lados que veían como el partido no se adaptaba al guión que traían previsto. El Celta era el que quería balón y lo jugaba en la frontal de Casillas. El Madrid se desahogaba a pelotazos hacia los dominios de Pinto. Bamogo era el más versátil y activo de los celestes. La reaparecida media se mostraba jugona y juguetona. Papeles cambiados. Era el Madrid el que intentaba salir en contras, el dominio era del Celta, que se cebaba en una defensa que se negaba a defender jugando adelantada en exceso, plato ideal para el atleta Bamogo y un velocísimo Gustavo empeñado en amargar la vuelta a casa de Míchel.

El Madrid lento y espeso no encontraba la forma de inquietar al meta celeste. Una vez entregado el balón por el Celta los madrileños no encontraban juego. Pases cortos y horizontales. Gago y Diarra no ofrecían la profundidad que los Higuaín y Van Nisterooy solicitaban. Con la vista baja sólo encontraban en Guti un colaborador que rompía la monotonía del pasecito inocente y le ponía un poco más de mordiente al esférico.

Van Nisterooy hacía los deberes y cercana la media hora conseguía pescar un penalti tras un despropósito de Contreras. Lo transformaba el propio holandés. El único argumento que podía presentar al Madrid para la consecución de un gol llegaba. El Celta no se vino abajo y un minuto después se presentaba en el área de Casillas, derribo a Ángel y amarilla al canario. El respetable mostró de forma más que contundente su disconformidad con el colegiado.

Pudo aumentar su cuenta el Madrid pero fallón incomprensiblemente Van nisterooy un regalo de la zaga celeste que parecía haber dimitido en lo que a fútbol se refiere.

Se alternaban las ocasiones y el Celta continuaría desperdiciando las mejores. No querían más los de Capello, que se conformaban con lo visto y con lo que pudiese salir de las blancas botas del ariete holandés. Los de Vigo por su contra confundía la constancia con la tozudez, la intensidad con las prisas.

Pero tanto fue el cántaro a la fuente que se acabó rompiendo. Y Ángel, el jugador de moda en Vigo, sería el encargado, con la colaboración del desparpajo de Nené, de materializar un gol de esos dignos de la seleçao.

Morían los de Capello matando los minutos para el descanso. Los celestes rebosantes de confianza morían como los grandes en el área de su rival.

La segunda comenzaba con ataques del Celta propiciados por el sistema defensivo de los de Chamartín. Continuaban muy adelantados y obligados a intervenir “in extremis” una y otra vez. El Celta dosificaba sus balones en la media, sabedores de que el hueco acabaría apareciendo. Nené, Bamogo y Baiano pedían turno para probar al meta madrileño que una y otra vez resolvía las papeletas que la media, estéril hasta la impotencia, le enviaba hacia atrás.

Faltaba toque, conducción y gol al Madrid. Robinho al campo. Rehacía su equipo el técnico italiano. Higuaín a la derecha, Robinho a la izquierda y Guti al medio, donde sabe y le gusta. Sólo faltaban balones para el media punta, balones que deberían surtir Gago y Diarra. Misión imposible. Se vio obligado a bajar en exceso el catorce merengue, se perdió en una media de la que se proclamaron dueños y señores Oubiña e Iriney, desparpajo, primer toque, movilidad y mucha visión.

Se rompió el partido en los últimos compases. El Celta se vio ganador y quiso hacer el gol de los tres puntos. Tiró y se aburrió de tirar a la puerta del meta Casillas. El Madrid por su cuenta hizo lo suyo. Robinho pescó un balón perdido e hizo gol y el silencio en Vigo. Los celestes, vaciados ya, vieron como se le cayó el partido encima. Habían jugado, dispuesto de ocasiones y buen juego. Otro buen partido del Celta y cero puntos. El Madrid, seguirá una semana más cerca de la cabeza pero lejos en juego.


SALA DE PRENSA
F. Vázquez(entrenador Celta)

"Realizamos un partido muy completo. A nivel táctico, técnico y fisico el trabajo ha sido bueno. La victoria sería unresultado normal, por lo menos el empate habría sido justo”. “El equipo está bien, a nivel de juego y futbol. Pero lo que está claro es que no llega. Llevamos semanas demostrándolo. Lo de hoy parece imposible. Que en un encuentro como el de hoy nos vayamos con una derrota”
Fabio Capello(entrenador Real Madrid)

"El empate era más justo como resultado. Ambos tuvimos oportunidades. Los dos equipos quisimos ganar, nunca se ha ido atrás ninguno de los dos. Ha habido momentos buenos de ellos y nuestros, por eso creo que podemos estar muy contentos con lo ocurrido".


Noticias relacionadas

Bartomeu: "Neymar debió ser honesto, como lo fueron Alexis, Pedro o Cesc"

"Nos enteramos de que se va cuando lo dice"

El Espanyol estrena triunfo ante el Celta

El cuadro catalán comenzó el duelo con intensidad

Quique Sánchez Flores: "Los chicos no merecen pasarlo tan mal, la victoria es merecida"

Destaca el buen arranque de partido

El Real Madrid despeja dudas con un triunfo solvente en Anoeta

Borja Mayoral anotó su primer gol oficial con el conjunto blanco y Bale volvió a marcar en su estadio talismán

Levante y Valencia empatan en el derbi y Joaquín da la victoria al Betis

El conjunto dirigido por Marcelino García Toral no pudo asaltar el Ciutat de Valencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris