Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

El café barato de Zapatero le sale caro

Raúl Tristán

lunes, 2 de abril de 2007, 10:56 h (CET)
Un café por 80 céntimos de euro.. O Zapatero está desfasado, porque sus múltiples obligaciones le impiden ir a la cafetería de la esquina y pedir un sólo, donde lo más probable es que le levanten 1,20 por la broma, o el bareto del Congreso les hace un barato en los cafeses matutinos a los señores diputados, no sea que el dispendio provoque el quebranto de su menguada economía. ¡Pobres!

Sí, es cierto, el presidente español no tiene por qué conocer el exacto precio de un café, como aquel gabacho de otrora desconocía el de la barra de pan...

Y también es cierto que cafeterías de empresas, instituciones y organismos o máquinas de café, cobran a veces menos del l´euro, pero no es menos cierto que el café mañanero y el mediomañanero, y el de la sobremesa y, para muchos, el nocturno y continuo, significa la savia vivificadora que mueve no sólo sus entumecidos cuerpos, sino sus adormilados cerebros, o sea, que el café mueve el mundo, oiga.

Por ello, no saber cuánto le birlan al respetable por un sencillo es una aberración digna de condena en la pira, pero no en una pira cualquiera, sino en la de la célebre hoguera de las vanidades, pues nuestro remendón particular no es que no supiera la respuesta correcta a tan simple y española cuestión, sino que el liante de civilizaciones, el talantoso rencoroso, osó afirmar con un tajante sí expresado en voz alta, clara, rotunda: "SÍ", dijo, añadiendo a continuación la cifra irrisoria y motivo de chufla.

Dislate semejante sólo puede surgir de boca de quien no sabe responder con un "no, no lo sé, a mi, en el Congreso, me cobran X" o un "verá, es que desde que soy Presi los cafés me salen de gorra". Pero no, el Sr. Presidente del Gobierno, seguro de su respuesta, metió la pata hasta el cuezo, en un alarde de sabiduría sobre lo que el populacho padece a diario, cuando se enfrenta al camarero que, parapetado tras la barra, le mira con sorna como diciéndole: "Venga drogata, afloja la buchaca, que aunque te pidiera 30 l´euros acabarías pagándomelos igual. Tal es tu mono, tu enganche a la oscura sustancia...".

Y qué razón lleva.

Sr. Presidente, la vanidad acabó con su predecesor, ¿es que nunca van a aprender nada?

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris