Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Ocho años perdidos

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 31 de marzo de 2007, 00:11 h (CET)
Ocho años de trabajo tirados por la borda. Ocho años en los que Alfredo Urdaci, por expreso deseo de José María Aznar, se dedicó en cuerpo y alma a “organizar” Televisión Española (TVE) de modo y manera que esta estuviera siempre a “disposición” del Gobierno. Ocho años de “enorme” trabajo y sacrificio para evitar que TVE fuera un medio informativo que pudiera causar problemas al Gobierno de Aznar. Ocho años, en los que Alfredo Urdaci, tuvo que aguantar duras críticas hacia su persona por parte de todos aquellos que ponían en duda su “profesionalidad” y “su sentido” de la ética lo que permitió que Urdaci pudiera demostrar que él era un “profesional” serio y disciplinado que acataba, sin objetar lo más mínimo, lo que el entonces presidente Aznar le encargó, aunque el término más apropiado es el de ordenó.

Quien le iba a decir a Urdaci que tres años después que su “ímprobo esfuerzo” no iba a servir para nada; que un presidente llamado José Luís Rodríguez Zapatero que por lo visto no estaba, ni está, de acuerdo con el “ortodoxo” método de control de los medios de comunicación públicos practicado por Aznar, decidió , nada más tomar posesión del cargo, que había que poner al frente de TVE a personas con menos “capacidad organizativa” que la que poseía Urdaci y que se pudiera llegar al extremo de emplazar, durante casi dos horas, a todo un presidente del Gobierno para que se sometiera al interrogatorio de cien ciudadanos españoles sin conocer de antemano ninguna de las preguntas que le iban a formular y que después los que organizaron ese bis a bis entre presidente de Gobierno y ciudadanos de a pie sigan dirigiendo sus programas sin ningún tipo de temor a ser “arrinconados” y quien sabe si despedidos.

Eso, se quiera o no, forma parte de un talante, de una forma de ser y de hacer, porque ¿se imagina usted las respuestas de Aznar, cuyos impulsos son emitidos desde la brusquedad, la intolerancia, la soberbia, el egocentrismo y su falta de respeto a la inteligencia de las personas? ¿Se imagina usted a Aznar soportando algunas de las preguntas que le hicieron a Zapatero? Yo no me lo imagino, bueno la verdad sea dicha es que sí me lo imagino lanzando duras miradas al presentador del programa y acentuando ante esos cien ciudadanos su ya permanente gesto de cabreo del que no logra desprenderse. ¿Hubiera respondido del mismo modo en que lo hizo Zapatero cuando le preguntaron si estaba de acuerdo con que Aznar fuera llevado ante un tribunal por lo de la guerra de Iraq? Yo creo que no. No hay más que recordar el juicio de los GAL cuando Aznar y los suyos estaban por encarcelar a Felipe González.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris