Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Fuentes, cafés y hombres de la paz

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 31 de marzo de 2007, 00:11 h (CET)
Yo no sé ustedes, pero yo estoy deseando coger el coche y zambullirme en uno de esos interminables atascos, salpicados por inoportunas obras del Ministerio de Fomento (¿es que se tienen que poner a arreglar las carreteras justo cuando comienzan las vacaciones escolares?), que se organizan cuando todos queremos llegar al mismo tiempo a nuestros lugares de descanso.

Y es que, si bien estos últimos meses han sido frenéticos, lo de esta última semana ha sido de vodevil. Comenzó la cosa con la resaca a cuenta del plante que el Partido Popular ha decidido hacerle al Grupo PRISA después de las impresentables declaraciones de Jesús Polanco en las que tachaba al PP de partido “revanchista” y “guerracivilista”. Y es que eso de no conceder entrevistas a Don Jesús tiene escandalizados a todos los periodistas de España. Si el boicot es del PSOE contra Telemadrid todos callan. Si Polanco expulsa de El País a Hermann Tertsch por ejercer su libertad de opinión y conciencia en Telemadrid, silencio entre los "profesionales". Pero, ay amigo si el PP decide no conceder entrevistas a la Cadena SER, España se inunda de comunicados emitidos por todos los soviets o comités de empresa habidos y por haber. Comunicados en los que no se denuncia el hecho de que Polanco reconociera ante su Junta General de Accionistas que los periodistas, plumillas o juntaletras -que de todo hay- de su grupo sean sectarios ("es muy difícil ser neutral", afirmó Don Jesús), sino que el PP haya dicho un hasta hace pocos años impensable “hasta aquí hemos llegado”.

Pero nada importaba. Era el día. El gran día. El esperado día. El anunciado día. El día en que Lorenzo Milá y TVE iban a relanzar a la popularidad (con perdón) a un desgastado y quemadísimo Zetapé. Claro que lo que consiguieron fue catapultar a los españoles a una modorra irresistible que hizo conciliar el sueño hasta a los insomnes incurables. Y dejar claro, clarísimo, que nuestro Zetapé vive fuera de la realidad. 80 céntimos un café. 'En tiempos del abuelo Pachi' (o sea, Franco), le espetó el improvisado entrevistador. '¿Eso ya se lo ha dicho a Otegui?' le soltó sin anestesia una ciudadana que preocupada le había preguntado a ZP si el PSOE estaría dispuesto a pactar con Nafarroa Bai y Batasuna en Navarra. Pero el colmo del esperpente aún estaba por llegar: Rubalcaba propuesto como Presidente de la República Española. De Azaña a Rubalcaba. Sin comentarios.

Para acabar de rematar una semana en que un provocador y socialista Antonio Aguirre lanzó sus testículos contra el zapato de un desvalido y nacional-socialista militante del PNV a la puerta de los Juzgados vascos, ocho etarras, perdón, hombres de la paz, fueron detenidos en el País Vasco cuando, según todos los indicios, se disponían a atentar de forma inminente. Más de treinta kilos de explosivos y bombas lapas (de la paz) fueron intervenidas por la Guardia Civil. Javier Balza, Consejero de Interior vasco avisando de que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están en estado de 'máxima alerta' ante la posibilidad de la comisión de un atentado. ZP hablando de paz en TVE. Y ETA, la desagradecida ETA (mira que no hacer un 'gesto' después de lo de De Juana o lo de Otegui), sin emitir el tan deseado comunicado. Dicen que si para el 'Aberri Eguna' A estas alturas, después de tantas mentiras, ocultamientos y siniestras filtraciones, como para saber de qué va la vaina.

Claro que el mismo día en que España, de norte a sur, se cachondeaba de los ochenta céntimos presidenciales, el eurodiputado Díaz de Mera, que fuera Director General de la Policía cuando tuvieron lugar los atentados del 11 de marzo, se negaba a revelarle a un dignísimo y fantástico Gómez Bermúdez una fuente. Porque teme por su “puesto profesional” y, lo que es gravísimo, por su “seguridad”. Y por ello Díaz de Mera está dispuesto a ser condenado a un año de prisión –y la accesoria de inhabilitación- por un delito de desacato grave al tribunal. ¿Qué tiene que creer Díaz de Mera que hay en Interior para negarse a revelar una fuente pese a poder irse a la cárcel por ello? Yo no sé ustedes, pero esto es de película de terror. Por la mañana el inspector de la UCIE, señor Parrilla, declaró ante el tribunal que no reconocía su firma en un informe sobre una toma de declaración en la que niega haber estado. ¿Otra falsificación?

¡Qué país! Por favor, que lo cierren por Semana Santa. Si los seguidores del Anticristo, que se manifestarán el sábado en Madrid, lo permiten.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris