Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La apisonadora mediática de Polanco, ¿qui prodest?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 31 de marzo de 2007, 00:11 h (CET)
Y sigue la retahila de despropósitos, insultos y descalificaciones que la máquina del PSOE, con la inestimable colaboración del señor Polanco, está desatando contra los del PP. Lo chocante es que luego son ellos los que acusan a sus adversarios políticos de “crispar” a la ciudadanía. El señor Bono, ¿no se había retirado de la política?, ya se ha apresurado a advertir que Prisa se encargaría de sentarles las costuras a los populares por haberse atrevido a defenderse de los insultos de su factotum señor Polanco. Pero vean por donde el partido socialista goza de la inestimable ayuda del colectivo de fiscales progres encabezados, ¡cómo no!, por el señor Bermejo y su patrocinador el inefable Conde Pumpido. Si en España existiera lo que se ha dado en denominar un Estado de Derecho; si las instituciones se limitaran a cumplir con las funciones que les tienen asignadas las leyes; si los incompetentes ocuparan el lugar que les corresponde en lo más bajo de la escala social y si los embusteros, falsarios y fulleros se refugiaran en la ciudad de Dite, que Dante sitúa en el infierno; no sería posible que un Fiscal General del Estado se atreviera a lanzar patrañas como la que se ha permitió largar, tachando de 'falangistas' a los ciudadanos que se manifestaron contra la retirada de cargos al etarra Otegui. Con acierto alguien ha apuntado que sería posible que los pocos que estuvieron presentes en la manifestación los hubieran mandado adrede los propios socialistas para que los del País les pudieran sacar las fotos. En cualquier caso, el que la máxima autoridad de la fiscalía se permita, alegremente, entrar en la liza política, olvidándose de las responsabilidades y las limitaciones que le impone su cargo para meterse en política, se puede considerar, cuando menos, como preocupante y fuera de lugar. Sobre todo, si se tiene en cuenta la cantidad de trabajo que tiene pendiente como, por ejemplo, esmerarse en que ninguna organización ilegal, sosia de Batasuna, pudiera presentarse a las próximas elecciones autonómicas o, también, ocuparse de que se persiga y sancione al sujeto que agredió al señor Aguirre del Foro de Ermua, ante la impasibilidad más absoluta de los ertzaintzas. ¡Qué curioso, vean por donde, el señor Conde Pumpido, no ha llamada fascistas a los que les insultaron y agredieron!, será porque tiene miedo de que puedan disgustarse los negociadores de la ETA. Y es que, como hemos dicho infinidad de veces, estos progres de la izquierda, cuando están en grupo y se ven protegidos, son capaces de cualquier barbaridad. Hubiéramos visto si se hubieran encontrado en inferioridad númerica si hubieran sido tan valientes como, por su parte, lo fueron los del Foro de Ermua.

En cualquier caso los de Prisa se han apresurado a salir en ayuda de su locuaz caudillo y han empezado a hacer lo que, por otra parte, es habitual en ellos: poner en marcha la máquina de la mentira y la calumnia. Ellos saben que mintiendo con descaro, injuriando sin razón y lanzando heces a través de sus artículos, siempre tienen la oportunidad de embarrar a quien se propongan; aunque más tarde tengan que pagarlo ante los tribunales. La 'élite' de periodistas izquierdosos de que disponen ya está acostumbrada a ser 'la voz de su amo' y son verdaderos expertos en poner cara de poquer cuando lanzan sus sartas de mentiras e injurias contra sus adversarios. Estos son precisamente los que con más fuerza reclaman la libertad de expresión cuando, paradogicamente, son los que más necesitarían que les taparan la boca con los mismos excrementos que ellos producen. Como siempre, sus primeros dardos calumniosos han sido contra Zaplana, uno de sus más formidables y eficientes depredadores, a quien se la tienen jurada y, por ello, el señor Caldera (si es cierto que lo sabía, ¿por qué ha tardado tanto tiempo en denunciarlo?) -el causante del desastre de la inmigración en España- le ha acusado de malversación de fondos; lo que ocurre es que se les ve el plumero enseguida, como por ejemplo, cuando le han atribuido haber hecho regalos a su madre con fondos públicos y resulta que, la pobre señora, hace cuarenta años que ha fallecido. Como muestra basta un botón.

Les podríamos cantar aquello de: ¡Así, así, así, Polanco mete la nariz! tampoco les ha importado afirmar que Gallardón les había concedido un exclusiva que luego ha resultado tan falsa como la risa de Zapatero. Pero este es su sistema favorito: confundir a la audiencia; valerse de la buena fe de los ciudadanos para llevarlos a su redil; achacar a sus adversarios las mismas malicias que cometen ellos. Lo de siempre, lo que hicieron en 1931, en 1934 y en 1936, tergiversar la realidad para hacer ver que las derechas son opresoras y las izquierdas la salvación del pueblo. Y para probar su tesis basta ver los ejemplos de la Venezuela de Chavez (donde la libertad de expresión no existe) o de la Bolivia de Evo Morales entregada al viejo comunismo o el mismo Ecuador de Correa, donde la crisis ya se ha instalado desde su llegada al poder. Pero, por lo visto, es el modelo que han decidido implantar en España el señor Zapatero y los suyos. Esta, señores, es la vera effigies de los que nos gobiernan. Sólo queda una solución: las urnas.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris