Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Cuando los objetivos fallan

Juan Manuel Riera Casany
Redacción
viernes, 30 de marzo de 2007, 18:51 h (CET)
Hace más de 95 años que se empezó la política de prohibición de las drogas, las ilegales, porque las legales, aunque son drogas y de las más fuertes, han tenido la situación privilegiada de disfrutar de publicidad y promoción. El objetivos era acabar con el consumo y el tráfico pero el resultado ha sido lo totalmente opuesto el consumo y el tráfico aumentan año tras año.

En una empresa cuando se fija un objetivo se mira si hay antecedentes por no caer en los errores anteriores, en las drogas el antecedente del fracaso de la Ley “Seca” incomprensiblemente no sirvió de nada. En las empresas cuando se obtienen objetivos contrarios a los que se buscan se convoca una reunión de los responsables para ver en que se ha fallado y poner remedio, en las drogas en lugar de actuar así se ha ido endureciendo la política prohibicionista, penalizadora y de castigo. El adicto no se un vicioso es un enfermo y como tal se tendría que tratar. Ya empieza a ser hora de que los gobiernos dialoguen sobra lo que falla y busquen otra política más efectiva y más humana en el tema de las drogas y la drogadicción.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris