Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Ea, ea, ea, Polanco se cabrea

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 27 de marzo de 2007, 10:47 h (CET)
Si nos lo hubieran dicho hace tan sólo tres años hubiésemos tomado a nuestro interlocutor por chiflado. ¿El Partido Popular emitiendo un comunicado oficial dirigido a toda la ciudadanía y, en especial a clientes, anunciantes y accionistas del grupo, en el que se anuncia que, desde ese mismo instante, el PP no atenderá a entrevistas o colaboraciones con ningún medio de comunicación perteneciente al Grupo PRISA? ¿El PP hablando del "profundo sectarismo de Jesús Polanco" que desvanece "cualquier pretensión de imparcialidad del Grupo Prisa" y compromete "la capacidad de cualquiera de los medios que lo integran de informar de manera veraz y objetiva"? ¿El PRISOE descompuesto, nervioso y asustado por la firme reacción de un centro-derecha no dispuesto a agachar la cabeza ante los designios de la izquierda? ¿Que un diputado del PP iba a atreverse a hablar del pasado franquista tanto de Jesús Polanco como de José Luis Cebrián? ¿Que hasta Piqué iba a salir apoyando este comunicado?

Pues sí. Ha sucedido. Y esta vez nada de hablar de un "poder fáctico fácilmente reconocible" (PFFR). PRISA. Con nombre y apellidos: Jesús Polanco. Con el añadido de haber ignorado la conjunción "de" entre el nombre y el apellido del que pronunció aquello de "no hay cojones en España para negarme a mí una televisión" o que recientemente ha demostrado qué entiende por libertad de expresión al despedir de "El País" al periodista Hermann Tertsch por el mero hecho de acudir a Telemadrid -cadena sometida a un boicot auspiciado por José Blanco -. Quizá el colmo para Don Jesús fue que Hermann Tertsch se dirigiera a una furibunda, casi histérica, María Antonia Iglesias acusándola de formar parte "de la secta" y, además, creyéndose eso de la democracia, osase manifestarse en contra del criterio de ese botones de Polanco llamado ZP.

Sí, porque ZP, ese señor totalitario que ha sostenido ayer sin sonrojarse que el Gobierno puede interpretar las leyes -empezando por la Ley de Partidos que ilegalizó al partido de los hombres de paz por formar parte del entramado de ETA, organización que, como todo el mundo sabe, es una ONG pacifista- como le venga en gana no es más que el botones de Polanco. Polanco manda y ZP obedece. Como antaño Felipe González. Porque PRISA, no se engañe nadie, no es del PSOE. El PSOE es de PRISA. Así de raudo y veloz acudió desde Sudamérica, en auxilio de Jesús del Gran Poder Mediático, Mister X, que ahora afirma que España (pero… ¿existe?) se encuentra inmersa en un "clima prebélico". Todo esto al tiempo que Pepiño, irritadísimo con el veto del PP a PRISA pero no con su propio veto a Telemadrid, envió a todos los cargos públicos socialistas el "Manual del candidato" con un claro objetivo: "conquistar la mente de los electores". Así, en el tolerante manual se afirman cosas como que "cada campaña es una guerra a nivel general, del partido y del candidato" o "cada elección hay que diseñarla como una batalla". De paso se recuerda a los candidatos que "es muy importante su vida personal el pasado, la familia, etc. Hay que sopesar posibles riesgos y preparar la defensa" y se insiste sobre la necesidad de que cada candidato "debe conocer el papel, creerlo y representarlo".

"El País", por su parte, encabritado por el plante de los populares -plante que se hizo notar casi el mismo día del comunicado en la cadena SER, al no acudir a los programas varios colaboradores del PP- se apresuró, a través del "Instituto Opina" (lo que quiera Jesús), a largarnos una ¿encuesta? En la que queda claro lo mal que está el PP y una editorial en la que se sugiere a los militantes del PP que cambien de Presidente. Y a Gallardón no le ha quedado más remedio que destaparse, pidiendo "diálogo sin condiciones" con la secta el mismo día en que desde "El País" se pedía echar a Rajoy. ¿Cabe acaso mayor refuerzo a las decisiones tomadas por Mariano Rajoy? ¿Es posible darle más la razón?

Y es que Mariano Rajoy, que fue en su día tachado de falto de carisma y candidato-puente sin posibilidades de ganar por casi todos, está demostrando que es un líder con sólidas convicciones y principios, que defiende -por primera vez en muchísimos años- a su base social y que no se arredra ante la amenaza, la coacción o el chantaje. Porque Rajoy, para conseguir para sí el favor de Polanco lo hubiera tenido muy fácil: bastaba con no haberse opuesto a los planes del César. Bastaba con haberle hecho la ola a ZP y, sobre todo, a Jesús Polanco. Pero no. Hay candidato. Hay líder. Y no se deja amedrentar. Y esto la izquierda no se lo esperaba. Así andan.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris