Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El gran negocio

Jesús Martínez Madrid
Redacción
lunes, 26 de marzo de 2007, 18:29 h (CET)
La religión no es contraria a la ciencia pero tampoco la ciencia puede ser contraria a la moral natural. Si se desprotege la vida humana, sobre todo cuando ésta es todavía incipiente, se estará subordinando la vida del embrión a intereses económicos y de investigación.

Desgraciadamente estamos viendo como se producen continuos ataques contra los más indefensos, los no nacidos. Esta es la nueva concepción de "alguna ciencia"; "un gran negocio en el que la destrucción de seres humanos proporciona enormes beneficios económicos".

Es así que el Proyecto de Ley de Investigación Biomédica que quieren aprobar la Ministra de Sanidad, la misma que tanto vigila por nuestra salud, "no protege en absoluto la vida humana sino que abre la posibilidad a la práctica legal de actos y acciones contrarias a la dignidad del ser humano como la clonación".

Pienso, no deja de ser una modesta opinión, que los avances científicos "nunca pueden ser a costa de la eliminación de seres humanos, aunque no hayan nacido. Progreso científico SÍ, pero NO a cualquier precio". Lo peor aún es que no ellos se pretenda hacer el gran negocio.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris