Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Escriban, pero no nos tomen el pelo

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 25 de marzo de 2007, 06:49 h (CET)
A la vista de lo que estos días está ocurriendo en nuestro país, quizá fuera un buen ejercicio el contemplar el panorama desde el punto de vista de un espectador imparcial, imparcial pero no tonto, por supuesto; imparcial pero realista; imparcial pero amigo de la verdad y enemigo acérrimo de la martingala, el engaño y la preponderancia. Y es, señores, que si uno abre cualquier periódico de los que se venden en Barcelona se puede dar cuenta facilmente del grado de maniqueismo que hay encerrado en cada una de sus páginas, de la forma vergonzosa en la que tergiversan sus informaciones y de la manera artera en la que, en cada uno de sus artículos, se conculca la verdad para confundir a los lectores y guiarlos hacia planteamientos partidistas. No hay duda de que, desde el El Periódico de Catalunya, uno de los infames libelos que se editan en la ciudad condal, hasta el periódico de la familia Godó, el centenario rotativo de Barcelona que siempre ha tenido la habilidad de estar de parte del que gobierna, sin que a su director se le ponga la cara roja de vergüenza cuando ellos mismos contradicen opiniones y fidelidades de épocas anteriores. Por ejemplo, lo podrán comprobar ustedes en cualquier hemeroteca; en un número de La Vanguardia de 27 de Enero de 1939 se podía leer el siguiente titular:” Barcelona para la España invicta de Franco. En este momento histórico La Vanguardia dice: ¡Presente!” y el 20 de noviembre de 1975, cuando el fallecimiento de Franco:”El Jefe del Estado español y Generalísimo de los Ejércitos Francisco Franco Bahamonde, de 82 años de edad, ha fallecido… Grandeza Histórica”. Ahora otro giro oportunista, 13 de septiembre de 1977: “La voluntad y los sentimientos de un pueblo, expresados con júbilo durante más de cinco horas ante el monumento de Rafael Casanova”, era el momento de hacer un guiño a los catalanistas. Vean ustedes el salto de la política informativa de entonces a la actual y, si no, nos podemos referir, si ustedes lo juzgan oportuno, al editorial del día 21 de Marzo firmado por su subdirector.

La verdad es que el señor Abían hace un ejercio increible de intoxicación comunistoide mezclado con una indigestión histórica Es decir, me van ustedes a perdonar por la frase pero me niego a omitirla, el señor Abián confunde el culo con las témporas. El panfleto en cuestióbn empieza renegando del Arzobispo de Tarragona, señor Gomá, porque dedicó una alabanza al alzamiento de Navarra el 19 de Julio de 1939. Supongo que le hubiera gustado que el arzobispo se hubiera mostrado partidario de los del Frente popular que, ya desde 1931 empezaron a matar curas, violar monjas, exhibir sus cadáveres al público y quemar iglesias; sin duda hubiera sido, para el autor del articulo, una “actitud más de acorde” con su particular concepto de lo correcto políticamente. Pero no se queda aquí el señor subdirector de la Vanguardia porque, en su afán demoledor y oportunista, pretende tergiversar la historia presentando a los carlistas, que tanto influyeron en Navarra (como, por cierto, en Catalunya) como si fueran los representantes de la antiespañolidad de Navarra; al menos esto se deduce de su redacción poco afortunada. Pues bien, aquí erró el caballero, porque si hay una muestra de españolidad evidente es la de los carlistas; que queda reflejada en su ideario: legitimidad dinástica, integrismo católico, monarquía absolutista y defensa de los fueros tradicionales; su lemas:”Por Dios, por la Patria y el Rey” lo dice todo sobre ellos. Se les podrá criticar su antiliberalismo, sus pretensiones un poco utópicas y su fanatismo religioso, pero nunca su españolidad que se hace extensiva a todo el pueblo Navarro. Así pues, ya puede reirse el autor del desaguisado hasta que se le seque la garganta; pero sepa que lo que debe hacer es reírse de sí mismo por su metedura de pata. Otra cosa sería que, a la vista de la evidente vena política del sujeto en cuestión, le repateara el higado que tanto el arzobispo Gomá como los carlistas se inclinaran de parte de los sublevados, en lugar de cooperar con aquellos que se buscaron, ellos solitos y sin ayuda de nadie, su propia perdición, según se ha reconocido por autores tan distinguidos como Hugh Thomas, Ronald Radosh, Bolloten, La Cierva, Salas Larrazábal y toda una pléyade de historiadores, incluidos Azaña y Prieto, que han admitido paladinamente que la República perdió la guerra por sus propios errores y contiendas internas, que les hicieron desviarse de su objetivo común que era derrotar a los rebeldes, para dedicarse a pelearse entre ellos ( catalanes con el Gobierno Central; anarquistas y Poum con Comunistas y Esquerra Republicana, y republicanos contra comunistas al fin de la guerra, poco antes de la rendición de Madrid). En fin, que se coma los espárragos con mayonesa el señor Abián, que vaya con cuidado con que no se le indigesten sus propias barbaridades y que se le pase con bicarbonato su indigestión ideológica. No dude que también le llegará, como a los suidos, su San Martín cuando regresen las derechas al poder y su jefe, el señor Godó, se vea precisado a dar un nuevo vuelco, esta vez hacia los conservadores. Mientras tanto puede desfogarse ad nauseam que no le vamos a hacer el más mínimo caso.

Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris