Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

¿Decisión jurídica o política?

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
viernes, 23 de marzo de 2007, 20:09 h (CET)
Conviene distinguir, en lo posible, lo jurídico de lo político. Porque la valoración de algunas polémicas decisiones será distinta según en que campo se sitúen.

Si la excarcelación, o atenuación penal, en el caso Chaos, y la absolución , o archivo del tema, en el caso Otegi, son decisiones tomadas dentro del estricto marco jurídico, es a los juristas a quienes, principalmente, corresponde valorar con la normativa legal en la mano. Políticamente se podrá discrepar o propugnar un cambio de esta normativa, pero mientras esté vigente habrá que aplicarla y respetarla.

Si, en cambio, estas decisiones –sin vulnerar la ley- tienen, en el fondo, alguna motivación política, por muy noble y bien intencionada que esta pueda ser, entran de lleno en el terreno de la valoración y discusión políticas. Por tanto, de la legítima discrepancia según las visiones y proyectos de las distintas fuerzas políticas.

Como son muchos los elementos que dan pié a pensar que hay un claro –pero no confesado- trasfondo político en estas decisiones, es normal que surjan las discrepancias –que pueden ser radicales- , sin que nadie pueda atribuirse la bondad o el acierto de las mismas, ni nadie pueda condenarlas o descalificarlas de plano. Nos encontramos en el campo de lo opinable.

Y en política, todo es opinable. Lo haga el gobierno o la oposición. Todo es respetable. Y nadie está legitimado para estigmatizar al que opina o actua de forma diferente o contraria. La política es el arte de lo posible, y de hacer posible lo que parecía imposible. No es un coto cerrado y dogmático.

Lo que no se puede transgredir, ni por unos ni por otros, son la ética y la legalidad. Por esto, en estos casos, como en tantos, es importante distinguir si nos encontramos ante decisiones estrictamente jurídicas o con objetivos políticos, confesados o inconfesados.

Mezclar u ocultar no es limpio, es peligroso y rechazable. Y, lo haga quien lo haga, ensucia y deslegitima sus intenciones y objetivos. El fin no justifica los medios.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris