Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

¿Decisión jurídica o política?

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
viernes, 23 de marzo de 2007, 20:09 h (CET)
Conviene distinguir, en lo posible, lo jurídico de lo político. Porque la valoración de algunas polémicas decisiones será distinta según en que campo se sitúen.

Si la excarcelación, o atenuación penal, en el caso Chaos, y la absolución , o archivo del tema, en el caso Otegi, son decisiones tomadas dentro del estricto marco jurídico, es a los juristas a quienes, principalmente, corresponde valorar con la normativa legal en la mano. Políticamente se podrá discrepar o propugnar un cambio de esta normativa, pero mientras esté vigente habrá que aplicarla y respetarla.

Si, en cambio, estas decisiones –sin vulnerar la ley- tienen, en el fondo, alguna motivación política, por muy noble y bien intencionada que esta pueda ser, entran de lleno en el terreno de la valoración y discusión políticas. Por tanto, de la legítima discrepancia según las visiones y proyectos de las distintas fuerzas políticas.

Como son muchos los elementos que dan pié a pensar que hay un claro –pero no confesado- trasfondo político en estas decisiones, es normal que surjan las discrepancias –que pueden ser radicales- , sin que nadie pueda atribuirse la bondad o el acierto de las mismas, ni nadie pueda condenarlas o descalificarlas de plano. Nos encontramos en el campo de lo opinable.

Y en política, todo es opinable. Lo haga el gobierno o la oposición. Todo es respetable. Y nadie está legitimado para estigmatizar al que opina o actua de forma diferente o contraria. La política es el arte de lo posible, y de hacer posible lo que parecía imposible. No es un coto cerrado y dogmático.

Lo que no se puede transgredir, ni por unos ni por otros, son la ética y la legalidad. Por esto, en estos casos, como en tantos, es importante distinguir si nos encontramos ante decisiones estrictamente jurídicas o con objetivos políticos, confesados o inconfesados.

Mezclar u ocultar no es limpio, es peligroso y rechazable. Y, lo haga quien lo haga, ensucia y deslegitima sus intenciones y objetivos. El fin no justifica los medios.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris