Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

El rebaño de Pastor

Antonio Álvarez
Antonio Álvarez
viernes, 23 de marzo de 2007, 12:27 h (CET)
El balonmano es uno de nuestros deportes más prolíficos. A nivel europeo, nuestros clubes son los emperadores de las competiciones; y en cuanto a la selección, esta “roja” sí que ha conseguido triunfar en un Mundial –no como otras-. Portland San Antonio, Ciudad Real y Barcelona son equipos respetados y laureados a nivel continental, además de monopolizar entre ellos las tres últimas finales de la Liga de Campeones.

Pero, en representación de la clase obrera, el C.B. Valladolid –que en sus inicios estuvo formado por trabajadores de la Michelín- ha accedido a las semifinales del máximo torneo europeo por primera vez en su historia, algo que ni el más forofo podía imaginar. Y es que, hace casi ya doce años, los jugadores de este club tuvieron que encerrarse para reclamar ayudas a las instituciones. Desde entonces, y de la mano de gran Juan Carlos Pastor, el conjunto pucelano solo ha sabido crecer. En su haber dos Copas de S.M. el Rey y una Copa ASOBAL, a mayores de unos cuantos subcampeonatos, como el cosechado la temporada pasada en la Recopa de Europa.

Sin embargo, el camino siempre estuvo sembrado de minas. Este tipo de clubes modesto asumen año tras año la marchar de sus jugadores más importantes:
Davis, Fis… y, en junio, Eric Gull y Rubén Garabaya –de momento-. No obstante, el momento más crítico llegó a principios de los 90, cuando la empresa Michelín anunció que retiraba su apoyo económico. Entonces, un grupo de aficionados convocó una junta para salvar al equipo de la desaparición, llegando a poner cada presente en la reunión, y de manera totalmente altruista, 10.000 pesetas. Por ello, no se puede tachar de demagogo a su actual presidente, Dionisio Miguel Recio, cuando dice que “la afición es el primer carburante”.

A pesar de todas las dificultades, de tener un presupuesto más ajustado que Ronaldo en una talla 38, y de no ser uno de los favoritos, el Balonmano Valladolid se ha colado en el cielo, siendo el único equipo que no ha perdido ni un solo partido en toda la competición. Ahora toca superar al Flensburg, verdugo del Barça, para alcanzar la gloria, aunque la eliminatoria está realmente “chunga”.

Por último, y para dejar abierta una puerta a la esperanza, un dato: en su historia consta que el C.B. Valladolid ha jugado al menos una final de cada uno de los torneos en los que ha participado ¿Llegará a la de la Champions?
Sin duda, su afición se lo merece más que ninguna.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris