Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

El valor de la cultura

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
viernes, 23 de marzo de 2007, 12:14 h (CET)
Me parece una sensata idea apostar por la industria de la cultura como un valor humanístico y que también se considere un valor económico. Una “explotación” en pujanza. Para empezar tenemos lo más importante, un capital universalista y universalizador, una lengua madre, integradora y enriquecedora, que salvaguarda una identidad propia dentro de la diversidad, a la que debemos seguir promocionando, aunque cada día sean más las personas que integran el español entre sus preferencias lingüísticas. Hoy, además, al carro de la cultura española ya no le falta la rueda de la ciencia, como denunció en su tiempo Ramón y Cajal. El “negocio” puede ser redondo si ponemos talento y actividad.

Es cierto que tenemos una cultura arraigada de gran valor, que se vale por sí misma a poco que la dejemos ser ella misma, puesto que todo ser humano necesita envolverse por la belleza. Si algo tiene nuestra cultura es eso, hermosura. Se aviva por si sola. Si acaso, los poderes públicos, lo que han de hacer es cuidar y proteger este atractivo patrimonio artístico-literario-humanístico-científico. Por otra parte, el mundo del descanso, del deporte, de los viajes y del turismo, constituye sin lugar a dudas junto con el mundo del trabajo, una dimensión económica importante, donde la cultura siempre está presente. El camino de la estética es algo que el ser humano busca apasionadamente, sobre todo en los momentos actuales tan cargados de banalidad y brutalidad. El corazón de una cultura como la nuestra, fruto de una síntesis armoniosa entre el tiempo y la genialidad del pueblo, es una buena manera de elevar la sabiduría colectiva.

Industrializar la cultura, con su lenguaje simbólico, puede ser altamente rentable, sobre todo para unir el corazón de las gentes a la fascinación. En consecuencia, me parece oportuno potenciar la cultura con las culturas y crear relaciones recíprocas. Una buena manera para transformarse por dentro. Al final somos lo que es nuestro espíritu.

Las semanas culturales, los festivales de arte o música, las exposiciones, las bienales artísticas…y tantos otros eventos de la “industria cultural”, además de generar recursos económicos, ayudan a un acercamiento y permiten intercambios muy prometedores para captar la realidad compleja y misteriosa del mundo. Todavía en el “supermercado” de la ilustración, donde imperan la autenticidad de los sentimientos y el ingenio, la estética y la emoción, es posible ofrecer a quienes van en busca de la verdadera cultura el primer paso al entendimiento y a la comprensión. Lo fructífero, por saludable para la convivencia, es que el hombre, dentro de esa industria formativa, consuma y genere sapiencia en medio de un mundo bárbaro y hostil.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris