Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar  

El impuesto sobre la renta

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 22 de marzo de 2007, 11:25 h (CET)
Comienza la campaña de declaración de la Renta de las Personas Físicas del año 2006 y puede ser un buen momento para reflexionar sobre este Impuesto que grava a todos los asalariados, pero del que se evaden los que no lo son a través de diversas figuras societarias o simplemente declarando menos ingresos de los que consiguen o más gastos de los que soportan.

Los asalariados no tienen escapatoria posible, pues el Ministerio de Hacienda marca el porcentaje de sueldo que el empresario ha descontar a sus trabajadores e ingresar cada trimestre. El asalariado ya está acostumbrado a los descuentos de su nómina y termina perdiendo la percepción de la cantidad con la que contribuye a las distintas administraciones públicas. Cuando llega el momento de hacer la declaración de la renta, su deseo es que salga a devolver y cuando recibe la devolución, queda agradecido al Estado y se alegra como si le hubiera regalado algo, sin pensar mucho en que no solamente no le regala nada sino que ha estado disponiendo de parte de sus salarios de forma abusiva.

El astuto sistema de descuento mensual de la nómina nos hace perder la percepción clara de nuestra condición de contribuyentes, pero debemos actualizarlo para exigir, sin contemplaciones, una administración más ágil, más eficaz y más barata. Se dice que el salario medio es de unos 1500€ mensuales, es decir un rendimiento anual de 21.000€, (1500 por 14 pagas), sobre esta base la cuota por IRPF de un trabajador soltero es nada menos que 2.881€, es decir entrega al Estado dos mensualidades de su sueldo. Si está casado, su cónyuge no trabaja y tiene un hijo con más de tres años su cuota es de 1.729€. En las mismas circunstancias si el cónyuge tiene unos ingresos iguales y se le ocurriera hacer la declaración conjunta la cuota a pagar sería de 7.044€, por lo que debería hacerlo de forma separada con el resultado de pagar cada uno 2.713€. Cantidades realmente importantes que he obtenido, salvo error u omisión, con el simulador de Renta 2006 que facilita la Agencia Estatal Tributaria en su página web. Si estas cantidades tuviéramos que abonarlas directamente y de una sola vez quizás no nos mostraríamos tan sumisos y complacientes con el permanente crecimiento y derroche de las administraciones.

Si sumamos a estas cantidades lo que además soportamos de IVA en todo lo que compramos desde un par de zapatos a una manzana, el impuesto sobre los carburantes, los arbitrios y tasas municipales, etc. etc. está claro que pagamos de impuestos una parte importante de nuestros salarios.

Sugiero a quienes me lean, que este año al hacer la declaración de la renta, observen especialmente la cuota que resulta de aplicar el porcentaje marcado por el gobierno sobre la base imponible. Comprueben luego las deducciones y verán que por tener una familia no le deducen gran cosa de la cuota a pagar.

Recuerde siempre que es con su dinero, con su trabajo, con su esfuerzo, con lo que su nutren los presupuestos del Estado, de las Comunidades Autónomas, de los Ayuntamientos, de las organizaciones sindicales, de los partidos políticos, razón por la cual no puede sernos indiferente lo que se gaste, su subvencione o se dilapide. Veamos si es adecuada la relación entre nuestro esfuerzo contributivo y los servicios que recibimos, servicios que nunca son gratuitos pues han sido pagados con creces por los contribuyentes, aunque muchas veces no tengamos conciencia de serlo y, por favor, no olvidemos lo que pagamos en impuestos a la hora de votar y no entreguemos nunca nuestro voto a quien no estemos seguros de que administrará nuestro dinero con honestidad y eficacia.

Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris