Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Artculo opini n   -   Sección:  

Mentiras

CARLOS PREZ
Redacción
miércoles, 4 de agosto de 2004, 20:42 h (CET)
Conoc a un tipo en la mili que tena cinco abuelas que se fueron muriendo a lo largo del servicio a la patria. Me refiero a que a la hora de poner excusas melodram ticas para conseguir permisos su truco favorito era comunicar con tono compungido y alguna lgrima furtiva al teniente la muerte de su pobre abuela. El susodicho oficial cay un da, revisando los archivos del apesadumbrado muchacho, en que lo normal es tener dos abuelas y dos abuelos y que resulta bastante inhabitual contar con cinco dulces abuelitas reiteradamente dispuestas a morirse para que su querido nieto lograra regresar a casa una temporada. Cuando la triqui uela fue descubierta, nuestro mentiroso hroe fue condenado a m s calabozo que el conde de Montecristo.

Conoc a un tipo en la mili que ten a cinco abuelas que se fueron muriendo a lo largo del servicio a la patria. Me refiero a que a la hora de poner excusas melodramticas para conseguir permisos su truco favorito era comunicar con tono compungido y alguna l grima furtiva al teniente la muerte de su pobre abuela. El susodicho oficial cay un d a, revisando los archivos del apesadumbrado muchacho, en que lo normal es tener dos abuelas y dos abuelos y que resulta bastante inhabitual contar con cinco dulces abuelitas reiteradamente dispuestas a morirse para que su querido nieto lograra regresar a casa una temporada. Cuando la triquiuela fue descubierta, nuestro mentiroso h roe fue condenado a ms calabozo que el conde de Montecristo.

Me he acordado de esa haza a blica al leer en este peridico que existen voluntarios y empresas perfectamente coordinados cuya tarea consiste en buscar excusas y coartadas para justificar el absentismo laboral, los cuernos al c nyuge o cualquier otra circunstancia que necesite una mentira ms o menos piadosa. Aunque no s si he entendido muy bien los arteros mecanismos que se ponen en marcha, parece ser que tienen algo que ver con Internet y los telfonos m viles, pero lo que ms me interesa del caso es c mo la mentira menor tambin puede convertirse en un negocio. Que los grandes embustes ya producen gruesos dividendos es asunto sabido, aunque siempre haya gente que se los traga con la atolondrada fe del pardillo.

De modo que, pongamos un ejemplo simple, usted se levanta un lunes con las mismas ganas de comparecer en el tajo que de tirarse al tren y decide contratar los servicios de esa red de mentirosos profesionales para que le coloquen a su jefe de personal la trola de que usted padece una faringitis fulminante precomatosa que le impide cumplir con sus obligaciones. Gracias a la coordinaci n de varios telfonos celulares y a una cuidada banda sonora que puede incluir la sirena de la ambulancia que le traslada a urgencias, su baranda le creer y usted podr quedarse en la cama tan ricamente sin temor a que le pongan en la calle. El arte de la mentira apoyado en la alta tecnolog a.

Ya que he empezado por una batallita de la milli, djenme concluir con otra: la de aquel simp tico chaval malagueo que solicit tres permisos para asistir al bautizo de los tres hijos que tuvo con tres chicas distintas. Por supuesto nadie le crey. Al cabo del tiempo supimos de buena fuente que el muchacho hab a dicho la verdad, toda la verdad y nada ms que la verdad.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris